El auto dictado el 16 de octubre de 2008 por el Magistrado-Juez de Instrucción de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón recoge en el fundamento jurídico lo que siguiente: “… En el mismo escrito, y por otrosí, informando del derribo en breve plazo de la antigua cárcel de Carabanchel en Madrid y solicitando se acuerde la cautelar suspensión gubernativa del procedimiento administrativo que se sigue para la adjudicación de las obras. En cuanto a este punto, resulta necesario para poder valorar la prosperabilidad de la petición que se acrediten algunos extremos y laposibilidad de compatibilizar los intereses en juego. A tal fin, se requerirá del organismo oficial correspondiente, titular del inmueble y de la Policía Judicial, los datos del caso en cuestión. En igual sentido procede en cuanto a la petición relativa a la antigua cárcel de Carabanchel de Madrid, recabándose en este supuesto la información de la Secretaría de Estado para la Seguridad del Ministerio del Interior y con su resultado se acordará.”La consecuencia inmediata de este auto debe ser la paralización de las obras de demolición de la antigua cárcel hasta tanto no se practiquen lasdiligencias correspondientes que se llevarán a efecto, como así se establece en la disposición nº 7 del mismo auto.