El Mercado de Maravillas es el último gran mercado municipal de abastos tradicional que se mantiene vivo y que frecuentan a diario miles de madrileñas y madrileños. Y es además un símbolo de Tetuán y un importante valor social y comercial del distrito. El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado recientemente un Plan Especial para remodelar este importante recurso del barrio y lo ha hecho de espaldas a la vecindad, sin consultar con el tejido asociativo ni con los propios comerciantes.

La Asociación Vecinal Cuatro Caminos Tetuán ha salido en defensa de su mercado ya que considera que el Plan de remodelación es una “amenaza que acabaría con el mercado tal y como lo conocemos, con su alma, y también con su viabilidad económica”.

Imagen del colegio situado en el lugar en el que hoy se erige el mercado Maravillas

Un mercado con mucha historia que debe su nombre a la fábrica de papeles pintados las Maravillas que se erigía en el solar y que en 1889 pasó a ser un Noviciado y posteriormente un colegio para dar lugar al actual Mercado, que se empezó a construir en 1933. El Mercado de Maravillas, inaugurado oficialmente en 1942 a causa de la guerra civil, es aún hoy el más grande en superficie de toda Europa.

El Plan que pretende imponer el Ayuntamiento implica remodelar todo el mercado, tirar todos los puestos y volverlos a construir, y añadir una planta dedicada a un gran supermercado, una competencia que es una amenaza a la sostenibilidad de los pequeños puestos tradicionales.

La vecindad considera que instalar un gran operador que imponga sus condiciones y que sirva de “imán de clientela” para los puestos pequeños, como alega el Ayuntamiento, es posible que tenga sentido para otros mercados cuya actividad era mortecina pero ese no es el caso del mercado de Maravillas. El de Maravillas es un mercado tradicional y diverso, que goza de un gran prestigio y que es frecuentado a diario por multitud de personas, no sólo por la vecindad del distrito.

La excusa del Ayuntamiento de “reinventar” el mercado alegando que está “viejo” no es real, según la asociación vecinal no es necesario convertirlo en un “Hollywood inventado”. A pesar de que es un mercado antiguo y tradicional, se han realizado en él importantes remodelaciones para hacerlo más accesible, gastos que además han sido asumidos los propios comerciantes. Precisamente la asociación vecinal considera que esos pequeños comercios son el valor del mercado y que si cambian las condiciones y se interrumpe durante meses la actividad por las obras, al ser “los eslabones más débiles de esa cadena, no podrían aguantar” y el resultado será otro mercado distinto, otro concepto.

Uno de los muchos puestos variados que acoge el mercado

Las obras ya realizadas han traído además al Mercado de Maravillas nuevos puestos de distintas procedencias lo que ha enriquecido aún más la oferta y la ha actualizado a la demanda real, “al tiempo que sirve de excepcional espejo cultural de la gastronomía del Tetuán real, diverso y mixto”.

La magnífica arquitectura del Mercado de Maravillas también se pone en peligro con el plan del Ayuntamiento ya que prevé conservar tan solo la fachada, modificando sus huecos para dar cabida a la nueva segunda planta, afectando a las características cristaleras de los techos, que arrojan luz natural a todo el mercado y que son parte importante de la imagen característica de su espacio comercial y de encuentro. La actual fisonomía del Mercado de Maravillas es obra del insigne arquitecto Pedro de Muguruza, autor de otros notables edificios de Madrid como el Palacio de la Prensa o la Estación del Norte.

También podría ponerse en peligro los interesantes suelos originales de terrazo “in situ” de la entrada, que representan artísticamente los logotipos comerciales del mercado y su año de construcción, importantes elementos del patrimonio histórico.

Por todo esto, los vecinos y las vecinas de Tetuán no se resignan a contemplar pasivamente cómo el Mercado Maravillas corre el riesgo de desaparecer. “Queremos alzar la voz hoy, dejar claro que queremos nuestro mercado, que el Ayuntamiento no debe dedicar nuevos esfuerzos a insistir en estropear lo que sí funciona, sino que debe plantear ahora un plan serio que responda a los problemas y necesidades del mercado, sin “sacarse de la manga” soluciones que priorizan al gran comercio frente al pequeño” sostienen desde la Asociación Vecinal . Exigen desterrar definitivamente “este desastroso proyecto y centrarse en un plan racional que detecte y cubra lo que necesita realmente el Mercado Maravillas para ser cada día mejor, más vivo, más rentable para sus comerciantes y aún más atractivo para la ciudadanía”.