Fomentar la participación y el desarrollo personal de jóvenes con dificultades sociales a través del aprendizaje de diferentes estilos de bailes urbanos como el funky, el dancehall o el hip-hop. Tal es el objetivo del taller que el Servicio de Dinamización Vecinal (SDV) puso en marcha en la asociación La Unión de Fuencarral en el año 2009.

El balance de la actividad no puede ser más positivo. Los chavales de edades comprendidas entre los 12 y los 25 años que, desde entonces, acuden todos los lunes de 18.30 a 20 horas a la sede de la asociación han demostrado que el taller, que les forma en las diferentes especialidades para que creen su propio estilo, fomenta su autoestima, aumenta su socialización y consolida hábitos como el esfuerzo, la responsabilidad, el trabajo en equipo, el compromiso y la convivencia intercultural.

De ello da muestra el hecho de que, en los dos últimos años, los alumnos y alumnas se han implicado más en el barrio participando en numerosos eventos comunitarios como la Cabalgata de Reyes, la organización de encuentros de breakdance o la promoción de una ludoteca para los niños.

Servicio de Dinamización Vecinal

El talller de bailes urbanos es una de las cerca de 400 actividades que realiza anualmente el Servicio de Dinamización Vecinal en los veinte barrios madrileños en los que interviene. El objetivo, en todos ellos, es el mismo: fomentar la participación y la interacción entre todos los vecinos, creando una red social que favorezca el acercamiento y la convivencia con los inmigrantes; facilitar el acceso a los recursos públicos y prevenir todos aquellos conflictos que amenacen la convivencia de los veicnos evitando actitudes xenófobas y racistas en los barrios con alto porcentaje de población extranjera. Los dinamizadores, además, promueven la creación de cauces de participación ciudadana a través de la inclusión de la población extranjera en las asociaciones o del fomento de procesos de autoorganización de las personas migrantes.

El servicio, creado en el año 2004 en virtud de un convenio suscrito entre la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) y el Ayuntamiento de Madrid, ha logrado, en este tiempo, consolidar su arraigo en la ciudad. Dan fe de ello las cifras que describen la actividad desplegada el pasado año: el número de usuarios atendidos creció un 140%; sus intervenciones se triplicaron y 37.806 personas participaron en los 389 eventos y actividades comunitarias promovidas, entre ellas, torneos de ecuavoley, baloncesto, fútbol, ping-pong, conciertos, exposiciones, exhibiciones de batucada, capoeira…

Muchas de estas actividades están específicamente destinadas a los más jóvenes, para fomentar la cultura del pacto y la convivencia en la diferencia a través de actividades formativas y lúdicas como los bailes urbanos, el teatro, la radio, el cine o la música, con iniciativas tan exitosas como El Rapeadero de Lavapiés.