La FRAVM se congratula del acuerdo adoptado en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid de 28 de abril de 2005 por los tres grupos municipales -a propuesta del de Izquierda Unida- por el que, no obstante los diversos matices, la corporación municipal se compromete a solicitar del Ministerio del Interior el uso dotacional de la antigua cárcel de Carabanchel y, en consecuencia, a proceder a la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid en este ámbito (APR 11.01).

La FRAVM junto a sus coordinadoras de asociaciones de vecinos de Carabanchel y Latina llevan reclamando el uso dotacional de la antigua cárcel desde antes incluso del cierre del centro penitenciario. Demanda redoblada tras la aprobación del Plan General de 1997, que le otorga al Área de Planeamiento Remitido 11.01 Cárcel de Carabanchel un desmesurado uso lucrativo residencial: 129.125 m2 edificables, equivalentes a 1.300 viviendas, y contra cuyas determinaciones alegaron, tanto la FRAVM como las asociaciones de vecinos, en las distintas fases de información pública. La oposición al uso residencial de la antigua cárcel se materializó rotundamente, por referirnos sólo a 1999, en nueve multitudinarias manifestaciones que congregaron a más de 30.000 personas, así como en la acción más espectacular y relevante de ese periodo, la Consulta Popular (referéndum) del 17 de abril de 1999 sobre el destino de los terrenos de la antigua cárcel, que se saldó con el resultado de 32.871 participantes en la votación contra el uso residencial libre y en favor del uso de equipamiento.

El reconocimiento al papel desempeñado por el movimiento asociativo vecinal en esta añeja reivindicación queda también patente en el hecho de que en la comisión negociadora con el ministerio participen, con los grupos municipales, los vecinos, otra de las cuestiones aprobadas por el Pleno.