La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), en nombre de las asociaciones de vecinos federadas del distrito firman hoy el Plan Especial de Actuaciones de Villaverde, a desarrollar entre 2006-2011 .

El Plan, firmado por Francisco Caño y Alberto Ruiz-Gallardón, en representación de la FRAVM y el Ayuntamiento de Madrid, respectivamente, recoge más de cuarenta actuaciones en materia de economía, vivienda, urbanismo, medio ambiente, movilidad, deporte, educación, cultura, salud y servicios sociales a ejecutar en el período comprendido entre 2006-2011, es fruto de un intenso proceso de negociación entre la FRAVM, el área de Gobierno de Economía y Participación Ciudadana del Ayuntamiento y las asociaciones de vecinos federadas de Villaverde que comenzó el mes de marzo del pasado año.

Destacan, entre las actuaciones previstas, el desmontaje de los núcleos marginales de Plata y Castañar, El Salobral y El Ventorro; la mejora de las dotaciones industriales del polígono de la Resina; la realización de estudios de ‘zonas de actuación acústica’; la construcción de un centro sociocultural polivalente, de un centro de salud y dos centros de mayores. Cabe subrayar, asimismo, la importancia asignada a las actuaciones en materia de servicios sociales, como la contratación de personal dinamizador de parques, de tres nuevos mediadores vecinales, de educadores sociales o la puesta en marcha de programas de apoyo al empleo para jóvenes excluidos o en riesgo de exclusión. No en vano, la tasa de paro en Villaverde es de las más altas del conjunto municipal, alcanzando

Al igual que el resto de planes especiales de inversiones hasta ahora suscritos con el actual equipo de Gobierno municipal (San Blas, Tetuán, Latina, Vicálvaro y Carabanchel), el de Villaverde está dirigido a mitigar o atenuar la situación de desequilibrio social, económico y territorial que padece el distrito, allegando para ello más recursos públicos al objeto de ejecutar aquellas actuaciones definidas por las propias asociaciones de vecinos.

La FRAVM es consciente de que el logro efectivo del reequilibrio territorial y social exige algo más que un periodo de cinco años y políticas de más hondo calado que un conjunto acotado de actuaciones. Los planes no son un objetivo para el movimiento vecinal, sino una etapa en el camino desde la que plantear objetivos más y más ambiciosos, pensando siempre en la mejora de nuestros barrios, en el interés de la mayoría de los vecinos y vecinas y en la profundización de la democracia participativa.