Inquieta desconocer el objetivo de la moción, cuando la oposición, en estos dos años de gobierno, ha mostrado un perfil bajo en sus actuaciones, sin presentar iniciativas, ni implicarse en los asuntos municipales en general, siendo notables su ausencia en plenos donde se debatían asuntos decisivos para el pueblo de Rascafría.

Todo ello hace pensar que la moción de censura que se debatirá el próximo lunes 20 de noviembre, nada tiene que ver con la acertada y responsable gestión del actual equipo municipal, que ha saneado las arcas municipales, subsanando irregularidades y dejaciones de equipos anteriores, ha ordenado y organizado las distintas áreas municipales y puesto en marcha muchas iniciativas, entre otras, las relativas al sistema impositivo, al ahorro de salarios de los cargos públicos, a la mejora de la enseñanza y los servicios sociales en el municipio y a la gestión del servicio de aguas. Más bien parece que su finalidad no es otra que volver a entregar el servicio del agua de Rascafría a la sociedad anónima Canal de Isabel II.

Todo apunta a que detrás de esta moción de censura está el Canal de Isabel II y la vuelta a los convenios que se firmaron con Canal Gestión S.A. en 2012. Fue gracias a la presión de los vecinos, y al resultado de una consulta ciudadana, en la que el 72% de los vecinos se pronunció por la gestión municipal del agua, que el Ayuntamiento pudo recuperar la gestión directa del agua.

En el momento actual la gestión municipal del agua en Rascafría está respaldada por una rigurosa planificación técnica y económica y una sensibilización de los vecinos que ha permitido al Ayuntamiento: bajar el precio del agua, reducir los consumos y conseguir que, a pesar de atravesar la mayor sequía de los últimos años, el pueblo no tenga ningún riesgo de desabastecimiento.

No hay que olvidar que el actual equipo de gobierno de Rascafría proviene de la plataforma vecinal que luchó de forma democrática durante dos años para que la gestión del agua volviera a ser municipal. De ahí la preocupación porque su modélico y reconocido proceso de remunicipalización del agua se vea truncado por intereses oscuros.

Por último la Plataforma Contra la Privatización del Canal de Isabel II señala, por paradójico, que la moción de censura ha sido impulsada por el único concejal del PP, un “paracaidista ajeno al pueblo” y sin ningún vínculo con Rascafría, que inexplicablemente ha embaucado a la agrupación local del PSOE a su firma, sin contar con el apoyo de su dirección regional.

Desde la Plataforma contra la privatización del Canal de Isabel II queremos mostrar nuestra solidaridad con el equipo actual de gobierno del ayuntamiento de Rascafría, con el que nos unen lazos entrañables de amistad y de complicidad, y pedir a los partidos de la oposición, especialmente al PSOE, que retiren la moción de censura y permitan al actual equipo municipal continuar esa gran aventura que comenzó en junio de 2015, de implantar en el municipio un sistema de gestión de los servicios de abastecimiento y saneamiento, eficiente, transparente, participativo y con rendición de cuentas, en el que se tengan en cuenta las repercusiones sociales, medioambientales, educativas, culturales y emocionales del agua.