Las asociaciones vecinales madrileñas, que día a día verifican el deterioro de las condiciones de vida en los barrios como consecuencia del aumento del paro y de los recortes sociales, no pueden quedarse impasibles ante los nuevos ataques a los derechos de la clase trabajadora. Por ello, han decidido sumarse al proceso de “movilización creciente” de los sindicatos contra la nueva reforma laboral promovida por el Gobierno de Rajoy. Como hiciera ante la reforma laboral del Ejecutivo de Zapatero, que dio lugar a la huelga general del 29 de septiembre de 2010, en cuyo marco promovió un paro ciudadano, la FRAVM tratará de movilizar al movimiento vecinal y a los barrios y pueblos donde tiene implantación, para tumbar una norma que “solo traerá más desempleo y precariedad”.

Coincidiendo con CC OO, la nueva reforma laboral hace “más fácil y barato el despido”, acaba “con derechos colectivos de los trabajadores” y aumenta “el poder discrecional de los empresarios”. Abre la puerta a una reducción generalizada de los salarios y convierte en libre y gratuito el despido durante el primer año en los nuevos contratos “indefinidos” para “emprendedores”, entre otros resultados. Esta nueva modalidad, destinada a empresas menores de 50 trabajadores, que representan el 99% del tejido productivo español y agrupa a más del 60% de los trabajadores y trabajadoras del país, supone además una clara “discriminación respecto al resto” de la fuerza productiva.

Por ende, “la supresión de la autorización administrativa para los ERE es una invitación a la destrucción masiva de empleo, al menos en esta fase del ciclo económico, que viene caracterizada por la vuelta a la recesión con crecimientos negativos de -1,5%. También es previsible una mayor pérdida de empleo público, sector que ya está siendo muy castigado, al introducir la mecánica de los ERE para el personal laboral de las administraciones” sostiene CCOO en un documento en el que explica la reforma (puedes ver este texto aquí).Las asociaciones vecinales consideran que sobran las razones para salir a la calle y arrimar el hombro a los sindicatos y al propio 15-M, que se ha sumado a la movilización, con objeto de frenar esta nueva ofensiva contra los sectores populares y trabajadores. ¡No vemos el domingo a las 12h de Neptuno a la Puerta del Sol!