Embajadores es un barrio caracterizado por una densidad de población que alcanza los 490 habitantes por hectárea y una amplia actividad comercial desarrollada por 814 establecimientos. El uso intensivo del barrio hace que diariamente miles de vehículos circulen por sus calles -20.000 en la calle Toledo; 12.000 en la calle Atocha y unos 4.000 en torno a Ribera de Curtidores-, ocasionando graves problemas de movilidad y generando altas índices de contaminación acústica y atmosférica. Por todo ello, Manuel Osuna, presidente de la A.V. La Corrala saluda la declaración del barrio como Área de Prioridad Residencial. “Con esta medida se reducirá el tráfico de paso y aumentará las plazas de aparcamientos para residentes, que ahora no cubre ni de lejos la demanda de los propietarios de los 12.500 vehículos censados. Los vecinos llevan tiempo denunciando que las calles están colapsadas y creemos que la declaración del barrio como Área de Prioridad Residencial dará una respuesta satisfactoria a esta situación”. La asociación de vecinos, en respuesta a la inquietud generada en el gremio de comerciantes por la regulación de las operaciones de carga y descarga, afirma que “ya en junio de 2003, La Corrala presentó al Ayuntamiento una propuesta que apunta la idea de convertir los comercios en `expositores´, de manera que los clientes acudan a estos locales únicamente para hacer el pedido y que este sea remitido desde polígonos industriales ubicados en las afueras de la ciudad, evitando así las molestas operaciones de carga y descarga que ocupan amplias zonas de espacio público dificultando la movilidad y la convivencia en la calle de los vecinos”.