La reciente decisión del Tribunal Supremo de desestimar el recurso de casación planteado por Ecologistas en Acción e impulsado por la Plataforma en Defensa de Madrid Central, sobre el recurso interpuesto por el Partido Popular contra la implantación de Madrid Central en 2018, amenaza el funcionamiento de Madrid Central de cara al futuro.

La manifestación en bicicleta, que saldrá a las 11:00 de la Plaza de la Cibeles, se enmarca en las acciones de defensa de una medida que, dentro del Plan de Calidad de aire de la ciudad de Madrid y Cambio Climático (PLAN A), ha demostrado su validez en la reducción de la contaminación de Madrid, verdadera lacra que se lleva por delante más de 2.000 vidas todos los años en su área metropolitana y hace que la capital ostente el triste honor de encabezar la clasificación de ciudades con mayor mortalidad por NO2.

Un gobierno municipal, y el partido que lo sustenta, que desprecia estos datos, que frivoliza y hace gala de desmantelar una medida que, aun siendo mejorable, ha sido muy positiva en términos de emisiones, cuya postura es inaceptable y denota una gran irresponsabilidad por quienes tienen el deber de proteger el medio ambiente y la salud de la población.

Se da la circunstancia que hoy, 3 de junio, unos días antes de la marcha ciclista, es el Día Mundial de la Bicicleta. Nada mejor que esta convocatoria para presentar este modo de desplazamiento como símbolo de una nueva movilidad más saludable, respetuosa y accesible y más, cuando está sobre la mesa, un proyecto de modificación de ordenanza de movilidad que limita extraordinariamente la funcionalidad de la bicicleta en la ciudad de Madrid.

Por ello, el domingo 6 de junio, la FRAVM anima a la ciudadanía a recorrer en bici, patines, monopatines o patinetes el perímetro de Madrid Central y la Gran Vía, eje emblemático y vertebral de esta área. En el paseo reivindicativo, que será coordinado por Pedalibre, la histórica asociación ciclista de Madrid, se realizarán dos paradas. Una en la misma Gran Vía, a la altura de la calle Salud (¡qué ironía!) y cercana a la estación medidora de la Plaza del Carmen y otra en la calle Génova, entre la sede del Partido Popular y el Tribunal Supremo. “En ambos lugares recordaremos la importancia de contener y reducir los actuales niveles de contaminación y de implicar al conjunto de las instituciones para este fin”, indica Pedalibre.

La manifestación ciclista comenzará en la Plaza de Cibeles y transcurrirá por el Paseo del Prado – Ronda de Atocha – Ronda de Valencia – Ronda de Toledo – Gran Vía de San Francisco – Bailén – Mayor – Sol – Carrera de San Jerónimo – Cedaceros – Alcalá – Virgen de los Peligros – Gran Vía (parada) – Princesa – Alberto Aguilera – Carranza – Sagasta – Génova (parada) – Colón – Recoletos – Pl. de Cibeles.

La marcha tendrá una cabecera infantil para que sean los más peques quienes marquen un ritmo pausado de pedaleo, asegurando así la máxima accesibilidad.

Tras esta convocatoria la Plataforma en Defensa de Madrid Central, ahora Respira Madrid, organizará una segunda cita la semana siguiente en la misma Gran Vía, donde numerosas asociaciones, la FRAVM entre ellas, organizarán actividades a fin de que este gran eje se convierta durante unas horas en un espacio de participación ciudadana, libre de humo, ruido y coches.

Respira Madrid está formada por más de 90 organizaciones de diversos ámbitos, y cuenta con organizaciones ecologistas como Ecologistas en Acción y Greenpeace; educativas como la FAPA Francisco Giner de los Ríos, vecinales como la FRAVM, asociaciones ciclistas como Pedalibre, y colectivos de la primavera verde como Fridays For Future y Madres por el Clima.

Como en otras ocasiones, tanto en el momento previo de la bicicletada como durante su transcurso, la organización velará por el respeto de las debidas medidas de seguridad frente a la Covid-19: uso de mascarillas y distancia de seguridad.