El secretario general de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún, fue el encargado de presentar al presidente de la FRAVM, Enrique Villalobos, y al responsable de Urbanismo, Vivienda y Empleo de la organización, Vicente Pérez Quintana, la Estrategia Madrid por el Empleo, un plan para los años 2016 y 2017 fruto de la concertación entre este sindicato, UGT, las patronales madrileñas y el Gobierno regional. Tal y como recoge el documento que desgrana la Estrategia, su objetivo final pasa por “poner en marcha las actuaciones necesarias para hacer frente a las principales debilidades del mercado laboral en nuestra Comunidad y dar oportunidades a aquellas personas que, por sus especiales circunstancias, presentan mayores dificultades de acceso al empleo”. Personas como las desempleadas de larga duración, que en la actualidad representan el 43,52% de los inscritos en las oficinas de empleo y “cuya permanencia en dicha situación deriva hacia el riesgo de convertirse en crónica y estructural”. O aquellas que no perciben prestaciones ni subsidio por desempleo o se encuentran en riesgo de exclusión social y que, junto con las personas con discapacidad, aumentan su vulnerabilidad respecto al acceso a un puesto de trabajo en la empresa ordinaria. Otros colectivos prioritarios son los jóvenes menores de 25 años, cuya tasa de paro se sitúa en el 41,68% en la Comunidad de Madrid, y las mujeres, que representan el 48,65% de la población activa y el 48,56% de la ocupada.

El Servicio de Dinamización de Empleo de la FRAVM, que desde el año 2009 ofrece orientación laboral y formativa, acompañamiento y dinamización en zonas desfavorecidos de la capital, conoce muy bien estos cinco colectivos prioritarios. De hecho, el 85% de sus usuarios proceden de aquellos. En los cuatro últimos años, este servicio, que hoy se compone de ocho profesionales que operan en 18 barrios, ha atendido a más de 5.000 personas paradas de baja empleabilidad.

Por esta razón, con objeto de que estos vecinos y vecinas desempleadas conozcan de primera mano las medidas que contempla el plan y se puedan beneficiar de ellas, considera esencial acercarlas a los barrios a través de las asociaciones vecinales. En este marco, el servicio de la FRAVM y CCOO organizarán en las próximas semanas una ronda de asambleas informativas en diversas zonas de Madrid.

La Estrategia Madrid por el Empleo se vertebra en torno a cuatro ejes que incluyen un total de ocho líneas de actuación y 60 medidas relacionadas con la mejora de la intermediación, la formación para el empleo y los estímulos a la contratación que afectan a distintos grupos de población y 10 de carácter instrumental para la gestión de las políticas públicas de empleo.

En concreto, la Comunidad de Madrid tiene previsto invertir en el marco de esta estrategia 83.980.000 euros en capacitación para el empleo y 41.000.000 euros en programas específicos para personas paradas de larga duración. Recordemos que en la región el 74% de estas personas desempleadas se concentra en el intervalo de más de 45 años. 72.000.000 euros serán destinados a programas para jóvenes y 4.470.889 euros a planes para otras personas con especiales dificultades de acceso al mercado laboral, por citar solo algunas de las partidas.

En total, las medidas de la estrategia suponen un coste para el año 2016 de alrededor de 320 millones de euros y se calcula que tendrán efecto sobre más de 220.000 beneficiarios.