Se acercan las elecciones y el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid intensifica el ritmo de inauguraciones y el anuncio de la ejecución de proyectos, en especial urbanísticos. Hace apenas dos semanas, el 4 de febrero, responsables del área de Participación Ciudadana negaban a los colectivos de Arganzuela la cesión temporal del uso del mercado de frutas y verduras de Legazpi aunque alegaban que no había planes específicos para el mercado. El jueves 19 de febrero el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) despejaba la incógnita con la salida a información pública del estudio de viabilidad de un proyecto de ‘construcción y explotación en régimen de concesión pública de un edificio dotacional y su zona comercial en el Antiguo Mercado de Frutas y Verduras’.

El proyecto contempla la rehabilitación integral del edificio central, construido en 1935 por el arquitecto Francisco Javier Ferrero, una actuación cuya ejecución depende de la aprobación de la comisión local de Protección del Patrimonio Histórico. El Ayuntamiento prevé la creación de un mercado alimentario de interés turístico de 16.800 metros cuadrados, una zona comercial de 8.000 metros cuadrados, un centro deportivo municipal de 7.500 metros cuadrados, un espacio cultural con biblioteca pública de 1.750 metros cuadrados y un aparcamiento subterráneo de cuatro plantas con una inversión de 53,9 millones de euros, impuestos aparte.

El contrato contemplará la construcción y explotación del edificio durante un periodo de 40 años a cambio de un canon anual que habrá de pagar la empresa adjudicataria. Al término de ese periodo, revertirá al Ayuntamiento.

Ante el anuncio, los colectivos del Espacio Vecinal de Arganzuela ya se están preparando para la acción.