La asociación vecinal del Barrio de Justicia y la Asamblea Ciudadana del Barrio de Universidad (ACIBU) indignadas por esta actuación, se sienten engañadas por el Consistorio, que había prometido talar únicamente los árboles del centro de la plaza, los ejemplares más jóvenes. Muchos árboles, muy viejos algunos de ellos, han sido aniquilados, dando paso al avance del cemento y el hormigón armado. “¿Quieren que todas las plazas sean como la de Soledad Torres Acosta, plataformas grises de cemento?” se pregunta Isabel Rodríguez, presidenta de ACIBU, que recuerda el enorme déficit de espacios verdes de la zona. José Carlos Nicolau, presidente de la asociación del Barrio de Justicia, comparte la misma preocupación: ”Más allá de esta tala, que se podía haber evitado, me preocupa que el terreno sobre el que se asientan los jardines pase a ser una plaza dura, de cemento, con cuatro macetas donde planten cuatro arbolitos”.

Los jardines del Arquitecto Ribera, situados entre las calles Fuencarral, Barceló y Lara forman una unidad con el inmueble del Museo y la Biblioteca Municipal. Esta Semana Santa, aprovechando que los escolares estaban de vacaciones, el Área de Urbanismo del Ayuntamiento procedió a cercar la parcela con objeto de ejecutar las obras del mercado provisional de Barceló, que son financiadas con el Fondo Estatal de Inversión Local. “Comienza así la ocupación de la totalidad de los jardines del Arquitecto Ribera, una de las escasas zonas de recreo para niños que existen en el centro de Madrid, que se alargará hasta el final de las obras del nuevo mercado, momento en el que se levantará el mercado temporal cuya construcción se inicia ahora”, indican en una nota las madres y padres del colegio Isabel la Católica. “Lamentablemente, el Ayuntamiento no ha sido nada diligente en su labor de acondicionar como parque provisional el solar de su propiedad situado entre las calles Beneficencia y San Mateo (frente a la entrada del IES San Mateo). Como consecuencia, los niños no tienen a su alcance ningún lugar cercano al colegio en el que esparcirse tras la terminación de su jornada escolar”, aseguran. Y ahora tampoco árboles.

La construcción del mercado provisional supone el inicio de la remodelación del ámbito de Barceló, un proyecto urbanístico que incluye, además de un nuevo mercado, la creación de un polideportivo, una biblioteca, un aparcamiento para residentes y otro rotacional. Según el Ayuntamiento, las obras de ejecución de este espacio temporal, una estructura metálica con cerramientos translúcidos formada por seis volúmenes de planta poligonal, finalizarán el próximo mes de septiembre. Entonces los tenderos del actual mercado trasladarán al nuevo local sus negocios, se demolerá el viejo mercado y comenzarán los trabajos del nuevo.