El anunciado adelanto en el horario de cierre del Metro de Madrid supone un nuevo recorte impuesto por el Ejecutivo regional a cuenta de los derechos de la mayoría social con menos recursos. Este caso, además, presenta el agravante de empeorar la seguridad vial y la calidad medioambiental, limitando el acceso de la ciudadanía al transporte público y fomentando, por ende, el uso del vehículo privado, principal fuente de partículas contaminantes nocivas para el organismo y agente de la seguridad vial.

La nueva medida constituye, por tanto, otro paso en el deterioro y encarecimiento del Metro de Madrid con el que el Gobierno regional insiste en profundizar en la senda del deterioro y la privatización de los servicios públicos y los recortes de los derechos, en este caso el de la movilidad, seriamente atacado ya por los tarifazos que se han venido sucediendo (y que, mucho nos tememos, seguirán sucediéndose) de manera sostenida.

Por todo ello, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) insta al Gobierno regional a imprimir un giro de 180 grados a su política de encarecimiento del transporte público y de recortes del servicio y adopte medidas de urgencia que faciliten el acceso de la ciudadanía madrileña a una movilidad medioambiental y socialmente sostenible, mejorando para ello los servicios, ampliando los horarios y estableciendo tarifas especiales para los sectores particularmente vulnerables económicamente.