Tras meses de trabajo constante e incisivo, la Plataforma Madrid en Transporte Público, red que está compuesta por decenas de organizaciones sindicales, vecinales, ecologistas y políticas, la FRAVM entre ellas, registró el pasado 1 de septiembre una Proposición No de Ley (PNL) dirigida a conseguir la implantación del abono social de transporte. Tras el registro, que se realizó junto a los diputados Daniel Viondi (PSOE) y Laura Díaz (Podemos), mañana el pleno de la Asamblea de Madrid debatirá su aprobación. Con objeto de sensibilizar a los parlamentarios regionales y al resto de la sociedad y que salga adelante la iniciativa, la Plataforma ha lanzado en redes sociales la campaña #TodoMiApoyoAlAbonoSocial

Podemos y PSOE serán los encargados de plantear en la cámara una proposición que ya han adelantado que apoyarán. Con el previsible voto negativo del PP, queda por ver la postura que adoptará Ciudadanos, partido con el que la plataforma llegó a ciertos acuerdos de modificación del texto de la PNL en el mes de agosto.

Tal y como se puede leer en su desarrollo, la proposición de los colectivos sociales persigue “la creación de una mesa técnica con miembros de los partidos políticos representados en la Asamblea de Madrid para acordar los criterios económicos (costes y financiación) y sociales, para la creación de un abono social de transporte a precio reducido, dirigido a personas desempleadas o con escasos recursos, y el establecimiento de un abono social de transporte gratuito, para las personas  pertenecientes a sectores de la población en riesgo de exclusión social y en situación de pobreza extrema”. Este abono estará dirigido en su primera fase a desempleados de larga duración que no perciban prestación alguna.

La citada mesa técnica “comenzará a trabajar de forma urgente una vez aprobada esta PNL, y tendrá unas primeras conclusiones antes de dos meses, para así poder establecer de forma prioritaria las condiciones y requisitos para dotar en el año 2017 de un abono social gratuito o a precio reducido al grupo de desempleados de larga duración”, indica el texto de la PNL.

Posteriormente, la mesa, abierta a organizaciones sociales y colectivos afectados como la plataforma promotora, continuará con sus trabajos y estudios para incluir, a lo largo de 2017, al resto de personas desempleadas y con bajos recursos económicos.

Recordemos que en noviembre de 2015 la Comunidad de Madrid aprobó la puesta en marcha de un abono reducido de seis meses para parados de larga duración del que se beneficiaron únicamente 620 personas de los 460.330 desempleados de la región. No es de extrañar que debido a las restrictivas condiciones para acceder a esta tarjeta, la Plataforma Madrid en Transporte Público la calificara de “falso abono social”.

Tal y como sostiene esta red en la exposición de motivos de la PNL, “moverse libremente es un derecho fundamental que sólo puede ser garantizado mediante un sistema de Transporte Público accesible para todo el mundo. Sin embargo, en una región como Madrid, con capacidad de sobra para garantizar los derechos básicos de toda la población, las tarifas de un servicio esencial como es el transporte han aumentado notablemente en los últimos años, al tiempo que la capacidad de trabajadores y desempleados para poder pagarlas se ha resentido gravemente, convirtiendo el uso del transporte público casi en un impuesto de lujo”. Recordamos que desde 2010, con un IPC acumulado de un 8,7%, el aumento del billete sencillo ha llegado hasta al 100%, el Metrobús de diez viajes el 35% y el Abono Normal ha subido más de un 18,5% de media.

“Son aumentos desorbitados teniendo en cuenta que los salarios de la gente no han experimentado tal subida, sino todo lo contrario. Esto hace que sea muy difícil y costosa la movilidad a un numeroso grupo de personas de nuestra Comunidad. Sin duda, quien sufre las peores condiciones es el colectivo de desempleados/as, especialmente aquellos de larga duración que han agotado la prestación por desempleo, y también las personas sin recursos o los jóvenes que acceden al mundo laboral con contratos temporales y de pocas horas”, puede leerse en la PNL.