Tal y como sostiene las dos entidades organizadoras, que cuentan con el apoyo de la FRAVM y de numerosos colectivos ecologistas, sindicales y de ciclistas de la capital, en un contexto de emergencia climática y sanitaria es urgente desarrollar modos sostenibles de desplazamientos respetuosos, responsables y seguros. La bicicleta es parte de la solución y Madrid no puede quedarse atrás.

Sin embargo, pese a numerosas declaraciones políticas a favor de la bicicleta de responsables del Ayuntamiento de Madrid, la realidad es tozuda y confirma lo contrario. “Los ataques a la movilidad ciclista son continuos”, denuncian los colectivos ciclistas. Y para muestra, un botón:

– Se incumplen los Acuerdos de la Villa: tan solo se está actuando en 12 km. de carriles bici con 6 tramos inconexos, aislados e inseguros cuando este compromiso habla claramente de seguridad, coherencia y continuidad

– A finales de este mes se cumplirá un año de la aprobación del carril bici de La Castellana. A día de hoy no se ha iniciado el proyecto, a pesar de que los Acuerdos de la Villa hablan de acelerar su construcción.

– Se quiere restringir el aparcamiento de las bicicletas cuando el verdadero problema de la ocupación de las aceras es de otros vehículos.

– Se quiere prohibir y no adaptar el paso por subterráneos de las bicis cuando en muchas ocasiones es el camino más directo y un criterio básico en la promoción ciclista.

– Se declaran inviables numerosos proyectos de carriles bici en los presupuestos participativos cuando ya tenían informes previos de viabilidad

– La no consideración de la bicicleta, o una consideración parcial, en las operaciones urbanísticas. Esto lo hemos comprobado en la de Plaza de España con la remodelación de Princesa y ahora asistimos al intento de exclusión de la bici en las reformas de la calle Joaquín Costa, la Puerta del Sol, la calle Eduardo Barreiros o Convenio.

– El progresivo deterioro del servicio público de Bicimad pese a la apertura de nuevas estaciones.

– En vez de subsanar las deficiencias, se desmantelan carriles bici como en el de La Gran Vía de Hortaleza y se amenazan otros.

La reciente aprobación en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid de 167 km. de carriles bici provisionales sobre la base de la Red Básica Ciclista aprobada desde 2008, más efectivos para BiciMad y ayudas a la compra de bicicletas convencionales y eléctricas, reitera una vez más el apoyo institucional al desarrollo de la bicicleta.

Según este acuerdo, se creará una red ciclista provisional de carriles bici protegidos en calles y avenidas tan importantes como la calle Alcalá, las rondas históricas, el eje de La Castellana, Bravo Murillo, Ramón y Cajal, Cuesta de San Vicente, Princesa, Gran Vía, Río Rosas, Génova, Juan Bravo, Eduardo Dato, Embajadores, Astros, Raimundo Fdez. Villaverde, Joaquín Costa, Francisco Silvela, Doctor Esquerdo, Albufera, Arturo Soria, Institución libre de Enseñanza, Fuente Carrantona, Pablo Neruda, Bambú, Emilio Herrera, General Ricardos, etc.

Por otro lado, el Gobierno de la nación ha trasladado a la Federación Española de Municipios y Provincias una propuesta de posibles “medidas para favorecer el uso de la bicicleta en las ciudades, principalmente en las de más de 5.000 habitantes, en el contexto de la desescalada” en la que se incluye, además de impulsar los servicios de bicicleta compartida pública, “la implantación de infraestructuras provisionales de bajo coste para la ampliación de zonas peatonales y ciclistas, que pueden incluir, por ejemplo, la reserva del carril derecho en grandes arterias para la bicicleta”.

Además, la reciente supresión de la regla de gasto de los ayuntamientos o los previsibles fondos europeos para la recuperación hacen que la cuestión económica en ningún caso pueda suponer una excusa.

Por todo lo anterior, tal y como subraya Pedalibre y la Plataforma Carril Bici Castellana, “no podemos esperar más, Madrid no puede volver a perder otra oportunidad y quedarse paralizada y anclada en modelos de movilidad del siglo pasado mientras infinidad de ciudades de todo el mundo avanzan”. Por eso, el domingo 15 de noviembre saldremos de forma responsable con nuestras bicicletas, patines o patinetes para pedir una red Ciclista protegida y que el Ayuntamiento apueste de manera decidida por la bicicleta como medio de transporte para la ciudad.

¿Te animas a rodar con nosotros y nosotras?

Este es el recorrido de la marcha: Pza. Cibeles – Recoletos – Castellana – Pza. Castilla – Bravo Murillo – Raimundo Fdez. Villaverde – Joaquín Costa – Francisco Silvela – Manuel Becerra – Alcalá – Pza. Cibeles