La Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) se implicará en el desarrollo de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) por la dación en pago que promueven, entre otras organizaciones, las plataformas de afectados por la hipoteca, tal y como acordaron las asociaciones reunidas en la asamblea celebrada el pasado 2 de febrero.

No en vano, las asociaciones son testigo privilegiado de la alarmante situación en la que viven miles de familias que compraron una vivienda en la época de bonanza gracias a las “generosas” pero abusivas hipotecas concedidas por unas entidades bancarias que actuaban con total impunidad gracias a la falta de control de Banco de España

La destrucción de empleo provocada por el estancamiento del modelo de crecimiento económico, el estallido de la burbuja inmobiliaria y la posterior crisis financiera y económica impidió a muchas de estas familias pagar las letras de sus hipotecas. Todas ellas se han dado de bruces con un ordenamiento legal que permite que el banco concesionario pueda adjudicarse la vivienda por tan solo el 50% del valor de tasación y seguir exigiendo a la familia el monto restante, más los intereses generados y los gastos del procedimiento judicial. Así, las personas que padecen un proceso de ejecución hipotecaria no solo pierden sus viviendas habituales sino que, en muchas ocasiones, se quedan además con buena parte de la deuda: una condena de por vida que las excluye definitivamente de cualquier circuito financiero o crediticio.

En el segundo trimestre de 2011, 40 familias familias perdían su vivienda al día –de lunes a viernes– en la Comunidad de Madrid, según datos del Consejo General del Poder Judicial, un 34,7% más que el año anterior. Lamentablemente, la alarmante evolución del paro en nuestra región –solo en el mes de enero 22.756 personas se quedaron sin empleo en Madrid, la segunda comunidad autónoma, después de Andalucía, en la que más creció el paro– hace presagiar que el número de desahucios se multiplicará exponencialmente en 2012. Hasta el momento, la única respuesta de las administraciones públicas a esta siniestra cadena que deja en la calle a miles de familias ha sido la inyección de dinero público a los mismos bancos que piden la ejecución de desahucios, independientemente de si las personas hipotecadas son deudoras de buena fe y han mostrado interés en negociar el pago de sus deudas.

A juicio de las plataformas de afectados por la hipoteca y de otras organizaciones como la FRAVM, es necesario articular una solución que libere a las familias hipotecadas de los efectos perversos de la concesión excesiva de crédito por parte de las entidades financieras, de la sobrevaloración de las viviendas, así como de las condiciones abusivas en la concesión de créditos hipotecarios.

La solución que aquellas proponen es una Iniciativa Legislativa Popular para hacer de la dación en pago la fórmula preferente para la resolución de este conflicto: en el caso de que el bien ejecutado sea la vivienda habitual, su adjudicación por parte de la entidad financiera supondrá el pago de la deuda, extinguiéndose totalmente la misma junto con los intereses y costas. La extinción de la deuda comportará por efecto de la ley la extinción de cualquier tipo de fianza o aval.

La recogida de las 500.000 firmas necesarias comenzará en marzo, pero antes hay que conseguir el número suficiente de fedataria/os, las personas que “darán fe” de que la recogida de firmas se hace de acuerdo a los requisitos legalmente establecidos (ver fichero relacionado).

Las personas interesadas en comprometerse con este ilusionante proceso deberán rellenar un formulario (ver fichero relacionado) y entregarlo con una fotocopia de su DNI en la sede de la FRAVM (C/ Bocángel, 2) antes del viernes 17 de febrero en el siguiente horario: de lunes a jueves de 10 a 14h y de 17 a 20.30h y los viernes de 9.30 a 14h.