Hace escasos meses las vecinas y vecinos del distrito de San Blas-Canillejas celebraban que el Ayuntamiento de la capital asumía la cesión del uso de la Finca de Torre Arias, una privilegiada zona verde que cuenta con el máximo grado de protección ubicada al final de la calle Alcalá (ver noticia relacionada). La alegría no duró mucho. Unas semanas después el equipo de Gobierno municipal reconoció que estudia ceder parte de la finca a la Universidad de Navarra (institución privada vinculada al Opus Dei) para instalar allí una sede en la que impartir cursos de posgrado a cambio de hacerse cargo de la rehabilitación de los edificios.

El pasado 18 de marzo, la directora general de Gestión Ambiental Urbana, Marta Alonso, anunciaba en la comisión ordinaria de Medio Ambiente y Movilidad que la finca abrirá al público el próximo verano, una apertura para la cual reservaba una partida de 100.000 euros destinados al pago de una contrata que habrá de hacerse cargo de los necesarios trabajos de jardinería.  

La plataforma ciudadana constituida para garantizar el úso público de la finca llevó a cabo una concentración el pasado 30 de marzo para exigir su inmediata apertura y la garantía de que se cumple el acuerdo por el que sus propietarios cedían la finca con la condición de que el espacio se empleara como parque público y para servicios a la ciudad. La plataforma repetirá las movilizaciones hasta que el Ayuntamiento desista de su idea de ceder parte de las instalaciones a entidades privadas. La próxima movilización prevista será el 27 de abril a las 12h.

Foto: Onda Diamante.