La apertura de una parada de Metro en el barrio de Comillas es una demanda ciudadana añeja, pero la vecindad nunca había tenido una oportunidad tan clara para conseguirla como en estos momentos. En mayo, la Comunidad de Madrid hizo público su proyecto de ampliación de la Línea 11 con tres propuestas de trazado. Por desgracia, ninguna de ellas contempla una parada en la zona de Comillas que linda con el Puente de Praga, como las asociaciones vecinales de Comillas y Carabanchel Alto han defendido siempre, pero tampoco en cualquier otro rincón del barrio. Y eso que la alternativa 1 lo atraviesa de lado a lado.

En esta batalla, la asociación de esta zona de Carabanchel Bajo se ha encontrado con la solidaridad de la Asociación Vecinal Barrio Moscardó, en Usera, que se encuentra al otro lado de la carretera de Toledo, frente a Comillas. Los habitantes de Moscardó que viven más próximos a esta autovía tendrían una excelente alternativa de transporte en la nueva estación de Metro.