La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) ha obtenido hoy el apoyo de CCOO Madrid y de UGT Madrid a su campaña contra la tasa de la basura de la capital. La Federación suma así el apoyo de los sindicatos al obtenido del PSOE, IU, el Foro Social de Madrid, Ecologistas en Acción, la Confederación General de las Pequeñas y Medianas Empresas (Copyme), la Confederación Española de Consumidores y Usuarios (CECU), la Unión de Consumidores de España (UCE) y la Unión de Cooperativas de Consumidores y Usuarios de Madrid.

En la rueda de prensa que ha seguido al encuentro mantenido entre miembros de la Junta Directiva de la FRAVM, Jaime Cedrún, secretario de Política Institucional de CCOO Madrid, y Juan Luis Martín, secretario de Políticas Sectoriales de UGT Madrid, el presidente de la Federación Vecinal, Nacho Murgui, ha declarado que la adhesión de las organizaciones políticas, sindicales y sociales a la campaña contra la tasa promovida por la FRAVM da cuenta de “la casi unánime oposición que la implantación de la tasa de la basura ha generado en Madrid”.

Murgui ha recordado que la campaña consiste en la celebración de asambleas informativas y en la recogida masiva de firmas y de reclamaciones económico-administrativas dirigidas a pedir la retirada de la polémica medida. “La tasa -ha explicado Murgui- no se ajusta a derecho en tanto en cuanto el Ayuntamiento de Madrid no ha presentado el informe económico que justifique el gasto del servicio de recogida de basuras, un requisito al que la ley obliga para fijar la cuantía de las tasas”. “Ya hemos confirmado –ha añadido- la celebración de 29 asambleas informativas a las que, hasta el momento, los vecinos están asistiendo por centenares”. Las asociaciones vecinales entregarán las firmas y las reclamaciones recogidas en las 21 juntas municipales de la capital el 12 de noviembre, tres días antes de la concentración que se celebrará en la Puerta del Sol.

En su intervención ante los medios, Jaime Cedrún, secretario de Política Institucional de CCOO Madrid, ha justificado el apoyo de su sindicato a la campaña de la FRAVM señalando que la caída de la recaudación de las haciendas locales debe enfrentarse con una fiscalidad progresiva de tal manera que ‘aquéllos que más tengan más paguen”. Cedrún ha añadido que la tasa ha de estar necesariamente vinculada al coste del servicio y a la cantidad de basura generada para contribuir así a controlar la generación de residuos. Juan Luis Martín, secretario de Políticas Sectoriales de UGT Madrid, por su parte, ha indicado que “en UGT compartimos el planteamiento, los análisis y las movilizaciones programadas por la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid ya que la tasa no tiene en cuenta ningún criterio de progresividad y se establece sólo en base al valor catastral de las viviendas”. “Esta tasa -ha subrayado- tiene un espíritu claramente recaudatorio: hasta hoy, el Ayuntamiento de Madrid prestaba el servicio de recogida de basura sin cobrar. Entendemos, por tanto, que es el desequilibrio de gastos y recaudaciones el que explica la implantación de la tasa”. Es más, “el coste del servicio de recogida de basuras ha caído este año un 8% según datos del propio Ayuntamiento, por lo que podemos encontrarnos ante una actuación irregular”.

Ambos sindicatos han pedido la retira de la tasa y la apertura de un espacio de diálogo y concertación entre el Ayuntamiento, las organizaciones ciudadanas y los agentes sociales para consensuar el establecimiento de una tasa de carácter ecológico.