Tal y como puede verse en un cartel municipal colocado en la parcela del PAU de Carabanchel elegida para tal fin, la Empresa Mixta de Servicios Funerarios pretende construir dos hornos crematorios en el interior del Cementerio Sur. Según informa la Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto, “el proyecto es una variación respecto de otro intento, de 2007, de construirlos en el mismo tanatorio, y que terminó siendo paralizado por el rechazo vecinal con alegaciones y miles de firmas”.

Ahora la empresa funeraria pretende levantar un edificio nuevo, con dos hornos (que pretendían ser cuatro), aprovechando la Declaración de Impacto Ambiental del anterior proyecto, lo que los vecinos consideran irregular.

“Los humos generados de la combustión de los cadáveres, incluyendo restos de mercurio, altamente tóxico, afectarán a viviendas colindantes con el cementerio, además de centros educativos, comerciales y polideportivos”, sostiene la entidad vecinal en un comunicado. Según el proyecto, el futuro Crematorio Sur estará situado a escasa distancia de un colegio, las cocheras de la EMT, un polígono industrial, la instalación deportiva Fernández Ochoa y el centro comercial Isla Azul.

Por todo ello, la citada asociación vecinal y una comisión de vecinos afectados por el proyecto han convocado una marcha que mañana jueves, 19 de mayo, arrancará a las 19h30 de la confluencia entre la Avenida de los Poblados y la calle Secoya, para terminar en las inmediaciones del Tanatorio Sur, junto a la carretera de Toledo, donde se leerá un comunicado.

Los vecinos culpan al Ayuntamiento y a la Comunidad de Madrid por presuntas “irregularidades detectadas en la tramitación de una instalación que, al parecer, otros barrios de la ciudad no quisieron”, indica la asociación de Carabanchel Alto.