El pasado 29 de mayo la Junta de Gobierno de Madrid acordó aprobar inicialmente el Plan Especial de Protección y Ordenación para la Finca de Torre Arias y someterlo al trámite de información pública por el plazo de un mes a partir de su publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid.

La Plataforma por el Uso Público de la Finca, que inició hace unas semanas una recogida electrónica de firmas contra la posible cesión de parte de sus instalaciones a la Universidad de Navarra, vinculada al Opus Dei, ha redactado un modelo de alegaciones que pone a disposición de las vecinas y vecinos de la ciudad para su adhesión.

La plataforma reclama que la gestión del 100% de la finca sea pública y que sus instalaciones sean para el uso y disfrute del pueblo de Madrid como, por otro lado, dispuso la propietaria que la cedió al Consistorio.

Pide, asimismo, que los trabajos de mantenimiento y conservación del parque sean realizados por los jardineros municipales y no por empresas privadas contratadas al efecto.

Por último, exige retirar la construcción de un aparcamiento de 106 plazas y la redaccion y aprobación de un plan de rehabilitación de todas las edificaciones de la finca, cuyo uso será dotacional a fin de dar respuesta a las necesidades del distrito de San Blas. Deberán formar parte del plan de rehabilitación los edificios que el Ayuntamiento propone demoler, algunos de los cuales (la vaquería, el matadero…) tienen un alto valor arquitectónico.