Eliminar la barrera de sus ocho carriles próximos a las viviendas, sin regulación semafórica, así como sus angostos pasos subterráneos, ha sido una reivindicación histórica de los movimientos vecinales de los barrios afectados. Tal y como manifiesta en una nota la Plataforma Campamento Sí, de la que forma parte la FRAVM, “hemos vivido décadas de lucha contra una anomalía urbana frente a la insensibilidad y desidia de distintas administraciones públicas, que engañaron con promesas de un túnel, una operación urbanística que nunca llegó, luego con otro túnel y después el gran magnate de Asia, y así como con los Juegos Olímpicos… promesas incumplidas guardadas en un cajón que dejaron cercenados el derecho a la salud y bienestar de miles de personas”.

En la actualidad, de la mano de Ahora Madrid y el PSOE, están en la mesa nuevas medidas para frenar este problema. La Plataforma Campamento Sí apuesta por la prudencia a la hora de realizar valoraciones sobre el discurrir de la transformación de la A-5 / Paseo de Extremadura en una vía urbana. Por ello, invita a respetar las decisiones adoptadas, tanto las realizadas por criterios técnicos como las concernientes a la continuidad del proyecto, y en espera de obtener más datos desde las áreas competentes muestra su “satisfacción por la voluntad y valentía del Ayuntamiento a la hora de hacer cumplir sus compromisos con los barrios afectados y con el conjunto de la ciudadanía ante el obligado cambio de modelo de ciudad”.

“Recuperar el Paseo de Extremadura, tanto desde un urbanismo que favorezca el uso racional de los recursos como desde una movilidad más sostenible que reduzca los problemas provocados por la contaminación, mejorará la calidad de vida y reactivará el comercio en su entorno al eliminarse el efecto barrera. Sin duda un gran avance para conseguir un distrito de Latina más atractivo dentro de un necesario nuevo modelo donde se priorice a las personas en el área Metropolitana de Madrid” asegura la plataforma.

Esta red vecinal en la actualidad está compuesta por 40 entidades de distintos municipios de la zona suroeste de la Comunidad de Madrid, que de forma coordinada trabajan en asambleas abiertas a la participación ciudadana para desarrollar proyectos y actividades destinadas tanto a proteger el valor medioambiental e histórico del suroeste madrileño como a frenar la degradación existente en el entorno de la Autovía A-5 y, en especial, a dotar de contenido social las intervenciones en la denominada Operación Campamento.