“Para poder mantener unas políticas reales de ayuda a la rehabilitación de edificios, destinadas a posibilitar unas viviendas dignas en los barrios más envejecidos, entendemos que es necesario agilizar y ahorrar los trámites y expedientes administrativos y por ello vamos a hacer alegaciones a las ordenanzas fiscales municipales en el sentido de crear una exención del impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras en el caso de instalación de ascensores, rehabilitación de edificios (fachadas, cubiertas, electricidad, canalizaciones..) y mejora energética” sostienen las citadas entidades en un comunicado que hicieron público ayer. Esta exención se halla ligada a las subvenciones municipales, que están dirigidas a familias y comunidades con rentas modestas. En este marco, las asociaciones vecinales piden que el impuesto sea “descontado en el momento de la liquidación de la subvención que tiene que aportar el ayuntamiento”. “De esta manera, estaremos permitiendo un ahorro en el gasto inicial para las comunidades, que en su mayoría cuentan con muy escasos recursos económicos”, aclaran.

Con su petición, las entidades vecinales se adelantan a las próximas convocatorias de ayudas a la rehabilitación, unas subvenciones que esperan no tarden en publicarse. Además, en una reunión con el concejal de Hacienda que tuvo lugar el pasado 16 de noviembre, demandaron la aprobación de “una convocatoria de subvenciones para las actuaciones llevadas a cabo durante los años 2011 al 2016”, “una partida fija anual para subvencionar dichas actuaciones”, la “revisión de las bases de las subvenciones para ampliar las ayudas (estas no han variado desde el año 2004)” y, por último, la actualización de la “ordenanza municipal para la instalación de ascensores en edificios residenciales”, ya que la vigente data de 2004.

Las entidades vecinales de Centro y San Nicasio aprovecharon en encuentro con el responsable municipal para insistir en el pago de las subvenciones a la rehabilitación correspondientes a los años 2008, 2009 y 2010, que el Ayuntamiento adeuda desde entonces a numerosas comunidades de vecinos. “El concejal informó que se han empezado a pagar ahora las subvenciones que estaban pendientes del año 2008, y que se están abordando los expedientes de obras del 2009, lo que supone una demora enorme en el pago a los vecinos que dificulta enormemente las posibilidades económicas de estos para comprometerse con estas obras que son de necesidad”, denuncian las asociaciones.