Ayer a las 18 horas tuvo lugar una reunión en la Junta Muncipal de San Blas entre la concejalía de distrito, la Plataforma Vecinal San Blas-Simancas y Unión Fenosa, en la que la concejala señaló que Unión Fenosa tiene licencia de la Junta Municipal pero no está claro que la tengan del área de Obras y Espacios Públicas.

En el encuentro, Unión Fenosa, que no había paralizado las obras, no se mostró dispuesta a negociar el traslado de los transformadores a otras zonas menos pobladas, tal y como proponía la Plataforma vecinal, señalando que si los vecinos no aceptaban la ubicación, la empresa no continuaría la obra. Su única propuesta fue la de realizar mediciones de ruido, calor, contaminación electromagnética… antes y después de la instalación de los transformadores

A las 20.30 horas tuvo lugar una asamblea vecinal con asistencia de noventa y tantos afectados (de las alrededor de 300 viviendas en conflicto) y se acordó instar a Fenosa a que traslade los transformadores a un sitio alejado de las viviendas y, si se niega, llevar a cabo una consulta para que las vecinas y vecinos decidan si quieren que se realicen las mediciones o que las obras continúen tal y como están previstas mientras la Plataforma vecinal busca una solución.