El Instituto de Enseñanza Secundaria Isabel la Católica se queda donde está. La noticia, comunicada a representantes de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), de la Plataforma Ciudadana de Retiro y del AMPA del IES Isabel la Católica por responsables del área de Gobierno de Urbanismo, Vivienda e Infraestructuras del ayuntamiento de Madrid, en una reunión celebrada el pasado viernes 21 de abril a la que acudieron también representantes de la Consejería de Educación y la concejala de Retiro, Elena González Móñux, pone fin así a la lucha de vecinos, alumnos y profesores del centro por garantizar la permanencia del instituto en el Cerrillo de San Blas ante el traslado a una parcela cercana planteada en el proyecto de remodelación del eje Recoletos-Prado.

El proyecto, ideado por el equipo Trajineros, planteaba abrir el parque del Retiro hacia el sur, demoliendo para ello algunas instalaciones que forman parte del centro construidas entre los años 60 y 70 y que, en opinión de Trajineros, han colonizado inadecuadamente superficies de zonas verdes. Conocida la propuesta, vecinos, alumnos y profesores dieron inicio a una activa movilización en defensa de la permanencia del instituto en su actual ubicación bajo el lema “El Isabela se queda”.

El IES Isabel la Católica es, junto con el Ramiro Maeztu, uno de los primeros institutos escuela de la Institución Libre de Enseñanza creados en Madrid. El edificio principal data de 1928 y, por tanto, está protegido por su interés histórico y artístico. La notable demanda hizo necesaria la construcción, en los años 60 y 70, de cuatro instalaciones más, las que Trajjineros proponía derribar.

Informados de la actuación recogida en el proyecto, vecinos, profesores y una nutrida representación de los 1.700 alumnos actualmente matriculados en el instituto iniciaron una campaña en contra del derribo del edificio, una petición que el AMPA del centro, la Plataforma Ciudadana de Retiro y la FRAVM recogieron en sus alegaciones al plan de remodelación, registradas en septiembre del pasado año. Varias asambleas vecinales culminaban el 25 de noviembre en una masiva concentración celebrada en la plaza de la Villa.

La aceptación de la alegación viene acompañada de otra buena noticia: la inversión, por parte de la consejería de Educación, de un millón de euros para rehabilitar los edificios, notablemente deteriorados por el paso del tiempo.