En consecuencia, también es falso que dicho presupuesto haya subido un 33%, como dicen, pues su variación ha sido… un 0%.

Por otra parte, teniendo en cuenta la subida de precios media en lo que va de año respecto a 2016, del orden de un 2%, esa congelación equivale, en términos de capacidad adquisitiva real total, a la disminución del presupuesto en más de tres millones de euros.

En realidad, lo único que ha hecho el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid el 12 de septiembre es autorizar a sus servicios competentes un gasto que ya estaba presupuestado; sin esa autorización, esos servicios disponían de 40,4 millones menos que en 2016. “Ahora ya pueden gastar lo MISMO que en 2016. Ni un solo euro más”, concluye la plataforma ciudadana, de la que forma parte la FRAVM.