El máximo responsable de la FRAVM hizo estas declaraciones en una comparecencia que compartió con la delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, los concejales Paco Pérez y Guillermo Zapata y el director del Parque Tecnológico de Valdemingómez, Miguel Ángel Baquedano. En esta cuestión la federación vecinal comparte la negativa del Consistorio ante una medida, la del Ejecutivo autonómico, que Villalobos calificó de “verdadera barbaridad”. El vertedero de Valdemingómez “está dimensionado a las características que tiene Madrid”, y no está preparado “para admitir 230.000 toneladas más” de residuos que hoy van a parar al vertedero de Alcalá de Henares. Esto supondría asumir un 25% más de basura y, por ende, abortar los planes de reciclaje, tratamiento de orgánico y reducción de contaminación atmosférica y odorífera que en estos momentos tiene el marcha el Ayuntamiento de Madrid. Unos planes sin los cuales será imposible cumplir con las exigencias de la Unión Europea.

En 2015 la FRAVM y el Consistorio capitalino firmaron un convenio que tiene como objeto solucionar el problema de malos olores que desde hace más de diez años padecen los barrios más próximos a Valdemingómez, en particular el Ensanche de Vallecas. Con el traslado de los residuos de los municipios orientales de la región que propone Ángel Garrido, los pasos que se han dado en este sentido se verían truncados. “Hay gente que ha nacido en el Ensanche de Vallecas y no conoce una vida sin este problema”, indicó Villalobos, que también es vecino de este barrio, antes de remachar: “la gente de Vallecas no aguantamos mucho más. Los olores nos tienen matados desde hace años”. “El consejero nos dice que en Vallecas nos tenemos que aguantar y no nos vamos a aguantar y si el vecindario se tiene que poner en pie de guerra lo vamos a hacer. Políticos que no han hecho nada que no nos digan que nos vamos a tener que aguantar”, apostilló. 

De esta manera, hacía suyo el parecer expresado hace unos días por la Asociación Vecinal PAU-Ensanche de Vallecas (que cuenta con el apoyo expreso de otras entidades como la Asociación Vecinal Parque Henares), que ha realizado un llamamiento a sus vecindarios para oponerse, “con movilizaciones si hace falta”, al plan de la Comunidad de Madrid. Los vecindarios afectados están muy indignados con el Ejecutivo regional, que después de tres años y medio de “ineptitud y dejación”, sin acometer medida alguna a pesar de conocer de sobra la situación del vertedero de Alcalá de Henares, que el año que viene se colmatará, traslada el problema al municipio de Madrid.

Ahora, cuando “por fin” el Consistorio se había puesto manos a la obra para combatir los malos olores y la contaminación de la incineradora, llega el Gobierno regional a “truncar esa solución”, indicó Villalobos, antes de recordar el papel que jugaron las anteriores corporaciones municipales. “Hemos tenido fatídicos predecesores, como Diego Sanjuanbenito y Ana Botella, que llegaron a decir que los olores procedían de Pinto o que alguien en la Cañada Real acumulaba animales muertos… cosas delirantes”. “Y no hicieron nada por atajar el problema de los malos olores ni se reunían con nosotros (…) tuvimos que pagar de nuestros bolsillos estudios olfatométricos para demostrar que no nos inventábamos nada”, subrayó el presidente de la FRAVM.

Pretenden utilizar los residuos como arma electoral atacando a un distrito que sí puede presumir de solidaridad”, remachó ayer Quique Villalobos.

Fotos: Ayuntamiento de Madrid