Los aquí reunidos, en representación de los colectivos, sindicatos, instituciones, asociaciones vecinales y organizaciones sociales y culturales de la ciudad de Alcorcón manifestamos nuestra firme voluntad de que un hecho aislado y concreto –aun siendo grave- no va a alterar la convivencia pacífica y en libertad que ha sido siempre práctica habitual entre nuestros vecinos. Hay quien ha intentado utilizar y manipular la respuesta a esta agresión a dos jóvenes vecinos de nuestra ciudad como muestra de comportamientos racistas o xenófobos y hay quien está poniendo en circulación llamamientos que nada tienen que ver con la prudencia, la moderación y la firmeza democrática que, entre todos, vamos a defender. Nos sentimos dolidos porque algunos medios de comunicación han magnificado y tergiversado sin mucho conocimiento de causa la realidad de esta ciudad, que está embarcada en ilusionantes proyectos de futuro, presentándola como una ciudad socialmente desequilibrada, faltando claramente a la verdad de forma irresponsable. Nada más lejos de la realidad: en esta ciudad se llevan a cabo destacadas políticas de formación de generación de empleo, de construcción de vivienda pública y de integración social que nos colocan en una situación destacada en el marco de la Comunidad de Madrid y así lo percibimos muchos vecinos que, independientemente de nuestros posicionamientos políticos, nos sentimos a gusto en un Alcorcón que nos ha permitido desarrollar dignamente nuestra vida. En cuanto a la situación de seguridad ciudadana, entre todos trabajamos y colaboramos para hacer de nuestra ciudad un lugar todavía más habitable y seguro en un marco de estricto respecto a las libertades donde, en los últimos tiempos, hemos contemplado un descenso en los índices delictivos. Contra lo que se ha dicho, no hubo el pasado fin de semana enfrentamientos entre bandas rivales, sino unas agresiones localizadas cuyas causas y autores van a esclarecerse en los próximos días. El comportamiento policial el domingo ante la afluencia de grupos racistas y xenófobos fue prudente y ejemplar, evitando males mayores. Lo mismo cabe decir de la actuación de Protección Civil y de los Servicios Sanitarios. Como prudente y ejemplar seguirá siendo la actitud de todos los vecinos de esta ciudad abierta y solidaria, que acogió en tiempos pasados a inmigrantes que venían de toda España a buscar una vida mejor y que hoy acoge igualmente a ciudadanos de otros países que no pretenden otra cosa que una vida digna, con los mismos derechos y obligaciones que se derivan de su trabajo y de su condición de ciudadanos. Desde los valores cívicos y democráticos que nos unen a todos los presentes, nos dirigimos a los ciudadanos para que no acudan a los llamamientos de grupos que, manipulando la lógica indignación que estos hechos provocan, pretenden crear el próximo sábado día 27 un clima de agresividad y de irracionalidad que no es propio de esta ciudad y que esperamos no tenga ningún eco entre nuestros vecinos.