No es la primera vez que tanto El Sol de La Conce como la Asociación Vecinal de San Pascual, los dos colectivos barriales que poseen un vínculo más estrecho con El Huerto de la Alegría, solicitan su legalización al Ayuntamiento, al menos hasta que comiencen las obras del centro cultural municipal que se levantará en su lugar. Pero ahora la demanda cobra más fuerza ante el temor de que el Partido Popular y Ciudadanos voten a favor de la proposición de Vox. Por ello, los colectivos vecinales de Ciudad Lineal solicitan al actual equipo de Gobierno local que mientras no se construya el equipamiento prometido, garantice la permanencia de la huerta comunitaria, “un espacio de inclusión, de cohesión vecinal y de sensibilización cultural y medioambiental” muy valorado en el barrio.

“Desde la Asociación Cultural El Sol de la Conce rechazamos que se abandone el espacio a la especulación y al paso del tiempo. Por eso pedimos a la Junta Municipal de Distrito y a los distintos grupos municipales su regularización y que se evite dejar al barrio huérfano de un espacio comunitario de gran valor, teniendo en cuenta que siempre hemos sido favorables a utilizar dicho espacio hasta que se inicien las obras del tan ansiado centro cultural; proyecto que, dicho sea de paso, se usa para justificar el desmantelamiento del huerto, pero que sigue sin fecha de inicio”, sostiene en un comunicado la entidad, que forma parte de la FRAVM.

Con nueve años de vida a sus espaldas, el Huerto de la Alegría es todo un símbolo para los barrios de San Pascual, La Alegría y La Concepción, una islita de cooperación vecinal y agricultura ecológica que mantiene relaciones intensas con los colegios y centros de mayores de la zona, sus asociaciones vecinales y otros colectivos como la Asociación La Rueca y sus proyectos de integración social. En todo este tiempo, el grupo de vecinos y vecinas que lo impulsa ha llevado su amor por la naturaleza y la agroecología a innumerables jornadas y encuentros en el distrito y fuera de él, en una labor extraordinaria de sensibilización medioambiental Lo ha hecho mientras mantenía y hacía crecer una huerta que, a pesar de las reiteradas peticiones realizadas a la Administración, carecía y aún hoy carece de acceso a agua corriente.

Pero a pesar del sempiterno problema del agua de riego, “la fe en este proyecto vecinal ha hecho seguir adelante a un grupo de personas que no ha parado de reclamar su regularización dentro de la Red de Huertos Urbanos de Madrid”, indica El Sol de La Conce en su nota, que reproducimos íntegramente a continuación:

El Huerto de la Alegría se queda

Como miembros activos de la comunidad de nuestro barrio, queremos expresar nuestro sentir sobre la proposición presentada por el grupo municipal VOX instando a la Junta Municipal de Distrito de Ciudad Lineal al desmantelamiento del “Huerto de la Alegría” por estar, según ellos, en situación ilegal.

La posición de la Asociación Cultural El Sol de la Conce es denunciar el enésimo ataque sufrido por el huerto, cuyo objetivo ha sido, desde su creación y hasta el día de hoy, el ser un espacio de inclusión, de cohesión vecinal y de sensibilización cultural y medioambiental que se ha preocupado por acercar el espacio al resto de vecinos y vecinas a través de distintos medios: el blog, actividades con centros de mayores y cooperación con grupos infantiles integrados de la Asociación La Rueca o de algunos colegios del barrio, así como participando en otros eventos vecinales animando siempre a las vecinas y vecinos a acercarse a este espacio de convivencia.

Ha tenido numerosas incorporaciones de hortelanos y hortelanas durante todos estos años, pero debido a las dificultades de aprovisionamiento de agua se requiere de esfuerzos difícilmente sostenibles en el tiempo lo cual dificulta el objetivo del proyecto. Sin embargo, la fe en este proyecto vecinal ha hecho seguir adelante a un grupo de personas que no ha parado de reclamar su regularización dentro de la red de huertos urbanos de Madrid.

Desde la Asociación Cultural El Sol de la Conce rechazamos que se abandone el espacio a la especulación y al paso del tiempo. Por eso pedimos a la JMD y a los distintos grupos municipales su regularización y que se evite dejar al barrio huérfano de un espacio comunitario de gran valor, teniendo en cuenta que siempre hemos sido favorables a utilizar dicho espacio hasta que se inicien las obras del tan ansiado centro cultural; proyecto que, dicho sea de paso, se usa para justificar el desmantelamiento del huerto, pero que sigue sin fecha de inicio.

Comunicado de la asociación cultural El Sol de la Conce