Tal y como acordó la asamblea general de la FRAVM en la reunión celebrada el pasado lunes 29 de octubre, el movimiento vecinal se volcará para que la huelga general que las centrales sindicales de España, Italia, Portugal, Grecia, Malta y Chipre han convocado para el próximo 14 de noviembre sean un éxito y obliguen a los gobiernos a frenar los recortes sociales que están imponiendo con la coartada de la crisis incumpliendo, en el caso de España, el programa electoral del partido responsable del Gobierno. Tal y como declaró en la reunión de la Cumbre Social celebrada esta mañana Nacho Murgui, presidente de la FRAVM, ‘toda la sociedad está sufriendo estos ataques y por ello es todo el cuerpo social el que debe responder’.

A tal efecto, las organizaciones sociales han acordado extender la presión al conjunto de la sociedad mediante acciones que todo el mundo pueda llevar a cabo, tales como una huelga de consumo, un apagón eléctrico, acciones informativas o un boicot a la banca no llevando a cabo transacciones económicas el 14N y sacando pequeñas cantidades de dinero la víspera.  Porque la situación que se denuncia va más allá de las consecuencias de la última reforma laboral, que ha dejado sin empleo a 500.000 personas en poco más de seis meses y de la expulsión de los 350.000 empleados públicos expulsados de los sistemas de protección social como la educación o la sanidad y afecta al alumnado, a los pensionistas, a las personas en situación de desempleo… Las políticas que el Gobierno de la nación ha asumido al dictado de organismos internacionales, subrayan las organizaciones, se centran en recortar y ‘no persiguen el fraude fiscal ni incrementar los ingresos obligando a que las rentas más altas también paguen la crisis’.  Unas políticas que se han puesto hoy de manifiesto con los presupuestos regionales de la Comunidad que aplican nuevos y más agresivos recortes sociales.  Por todo ello y, con el objeto de extender la huelga en todos los barrios y en todos los sectores de la sociedad (estudiantes, desempleados, jubilados…) se propone realizar un apagón eléctrico a las 00:00 que suponga el ‘pistoletazo de salida’ de la huelga general. Además, distintos piquetes vecinales se sumarán a los piquetes informativos que recorrerán las calles de Madrid. Además, se invitará a la ciudadanía a hacer una huelga de consumo, a la que acompañará, una huelga en el sector educativo que trabajará para ‘vaciar los centros educativos’ en defensa de la enseñanza pública y rodear con cadenas humanas los centros a las 12h. La Asociación en Defensa de la Sanidad Pública madrileña, por su parte, pide a la ciudadanía que ‘no haga uso de la atención sanitaria salvo urgencias’.