Se trata de la tercera gran manifestación que organiza la Federación de Vecinos de Salamanca (FEVESA) contra lo que consideran una “subida de tasas abusiva e injustificada de servicios tan básicos como el agua, la recogida de basuras o la contribución”. Y la primera en la capital.

17 autobuses salieron a primera hora de la mañana de la ciudad castellana para participar en una movilización que Chema Collados, presidente de FEVESA, ha calificado de “auténtico éxito”, no sólo por el número de asistentes, sino por su heterogeneidad. Como en las manifestaciones anteriores, que reunieron a decenas de miles de vecinos en Salamanca (la más numerosa fue secundada por 40.000), esta mañana se mezclaron en Madrid personas de todas las edades y tendencias políticas, a excepción de los acríticos del PP.

FEVESA, que también ha conseguido movilizar a un buen número de salmantinos que habitan en la capital, ha estado acompañada en la calle Génova de miembros de las entidades que componen la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), entre los que podía verse a la mayor parte de los integrantes de su junta directiva.

“Esto es algo histórico”, afirmó Collados al término del acto. “Es increíble que hayamos conseguido que decenas de miles de personas, gente normal y corriente, se junte y se movilice en una ciudad como Salamanca y que, pagando 10 euros de su bolsillo, varios centenares se hayan desplazado hasta Madrid”, indicó.

“Los barrios unidos, jamás será vencidos”, “No pagaremos vuestra corrupción”, “Lanzarote dimisión”, “¿Dónde están, no se ven, las rebajas del PP?”, “Rajoy, escucha, Salamanca está en lucha” o “Guateque, Totana, y cuándo Salamanca” fueron algunas de las consignas más escuchadas.

El presidente vecinal dejó claro que la manifestación de Madrid “no es un acto partidista. La cuestión es que los 20 millones de euros que no se han cobrado son responsabilidad del PP, los 135 millones de euros de deuda del Ayuntamiento son también responsabilidad del PP, así como la subida de los impuestos municipales y el ninguneo a que somete a los salmantinos”. Collados hace referencia a la no cobranza de una deuda de 20 millones de euros que varios constructores debían pagar al Consistorio municipal, algunos conocidos amigos suyos. “Hemos enviado cartas a Rajoy para que obligue a Lanzarote a cambiar su postura, pero no nos ha contestado”, indica Collados, antes de sugerir a su partido: “si quieren bajar los impuestos, que empiecen por Salamanca, que lo estamos pidiendo a voces”.