Desde entonces, los habitantes del municipio deben ingeniárselas para darse un chapuzón con el que combatir la canícula de cada verano.

Tras la clausura de Solagua, Leganés dejó de ser la ciudad del Sur de Madrid con mejores instalaciones de piscinas de verano y este año, como los anteriores, sus vecinos se han visto obligados a desplazarse a instalaciones de municipios del entorno como Alcorcón o Getafe. En estos momentos, para dar cobertura a 190.000 habitantes, Leganés dispone únicamente de dos piscinas públicas descubiertas, El Carrascal y La Fortuna, aunque esta última solo posee un vaso minúsculo. Además, este verano, El Carrascal ha debido cerrar al público varios días por eventos deportivos de natación.

“Leganés necesita más instalaciones de piscinas, tanto para el ocio como para actividades deportivas para la salud y para la competición de nuestros deportistas y del Club de Natación Leganés”,insiste la Asociación Vecinal de San Nicasio, que el pasado 17 de abril organizó un pasacalles para sacar a la calle esta reclamación. “Es el momento de abordar la reconstrucción de la piscina Solagua, y prever instalaciones deportivas complementarias para atender el resto de necesidades para los vecinos de los nuevos desarrollos. Hay que recordar que para miles de vecinos de esta localidad la única posibilidad que tienen de acceso a una piscina es la que les facilita el propio Ayuntamiento”, apostilla.

Por ello, “con esta entrega de firmas no concluye nuestra reivindicación. Es un paso más para exigir al alcalde, Santiago Llorente, que Leganés no puede quedarse atrás en el acceso de nuestros vecinos al deporte base del que siempre hemos presumido y que resulta ser una inversión para la salud de nuestros vecinos y para ser escuela hacia la alta competición con los buenos resultados que alcanzan nuestros clubes deportivos y nuestras deportistas”,indica la entidad ciudadana.