Aprovechando la celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, el próximo 24 de marzo varios colectivos (Brigadas Vecinales de Observación de Derechos Humanos, CEAR, la Federación Estatal de Asociaciones de Inmigrantes y Refugiados en España, Médicos del Mundo, SOS Racismo…) harán público un decálogo de medidas contra el racismo, la xenofobia y la discriminación, alimentadas en ocasiones por algunas políticas que discriminan a las personas migrantes, refugiadas y pertenecientes a minorías étnicas.

Las entidades denuncian algunas de estas medidas, como las restricciones de acceso a la atención sanitaria de las personas migrantes en situación de irregularidad o la persistencia de los controles de identidad con sesgo racial realizados por agentes de policía, que en no pocas ocasiones finaliza con la detención de personas inmigrantes en situación administrativa irregular o la penalización, a raiz de la reforma del nuevo Código Penal, de la hospitalidad contra quienes acojan a inmigrantes en situación irregular. Presisten, además, la discriminación de minorías étnicas y religiosas, que se pone de manifiesto, por ejemplo, con los desalojos forzosos de población gitana o con las restricciones que sufren las personas musulmanas en el ejercicio de sus derechos a la libertad de expresión y religión.

Las referidas políticas, señalan, podrían suponer violaciones de derechos humanos y contribuyen a criminalizar al conjunto de personas migrantes y refugiadas. Frente a esta situación, proponen la urgente adopción de un conjunto de medidas.

1. Garantizar el derecho a la salud y a la atención sanitaria en la red pública de todas las personas, independientemente de su situación administrativa, sin discriminación de ningún tipo.

2. Erradicar los controles de identidad por el perfil étnico o racial.

3. Publicar estadísticas y datos sobre controles de identidad y detenciones, que permitan verificar el número y la motivación de las identificaciones realizadas en espacios públicos.

4. Poner fin a la intimidación de quienes observan y documentan pacíficamente los controles de identidad.

5. Garantizar los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas, asegurando que las políticas y prácticas de control migratorio no dificulten el acceso al derecho de asilo o contribuyan a la violación de derechos humanos de las personas migrantes en las zonas fronterizas y en el territorio español.

6. Evitar en particular la criminalización de las personas migrantes y que se apliquen medidas alternativas a la detención e internamiento de las personas migrantes.

7. Poner freno a la criminalización, en la reforma del Código Penal, de aquellas conductas que, sin ánimo de lucro, ayuden a las personas migrantes cuando el objetivo sea prestar ayuda humanitaria e, igualmente, se abstengan de penalizar la ayuda a personas inmigrantes cuando pueda impedir el disfrute de los derechos humanos 8. No impongan barreras desproporcionadas que puedan impedir o menoscabar el acceso de las minorías y personas migrantes a la justicia.

9. Poner fin a los desalojos forzosos.

10. Condenar la discriminación, cualesquiera que sea su forma, y en el ejercicio de sus funciones públicas, promuevan e implementen sin dilaciones, una política efectiva para eliminar la discriminación racial, la xenofobia y la intolerancia.

Por último, convocan una manifestación para denunciar la existencia del Centro de Internamiento para Extranjeros (CIE) de Aluche, una cárcel en la que internan a las personas migrantes por una mera falta administrativa, carecer de documentación, y sobre cuyas penosas condiciones ya ha alertado el Defensor del Pueblo. La manifestación partirá a las 11h de la plaza de Aluche y finalizará frente al CIE.