Manifiesto de la marea ciudadana

La presión de los mercados financieros, la deuda ilegítima creada por el propio sistema financiero especulativo y las brutales políticas de ajuste dirigidas contra la mayoría de la sociedad, junto con la corrupción y la pérdida de legitimidad de las instituciones están causando en nuestro país la mayor crisis de la democracia de las últimas décadas.

El creciente desempleo, el ataque a la sanidad y a la educación públicas, a los derechos laborales y sociales, al medio ambiente, nos ha hecho confluir en las calles, en las mareas ciudadanas, blanca, verde, roja, naranja, amarilla, negra, azul, violeta… defendiendo nuestros derechos.

Una sociedad justa y viable solo será posible si la ciudadanía se une para defender los derechos sociales por encima de los mercados y la política honesta y la justicia social por encima de los intereses de las élites financieras.

La reforma del artículo 135 de la Constitución española, sin consulta alguna a la ciudadanía, supedita todos los recursos del Estado al pago de esta deuda ilegítima a costa de recortar todos los servicios públicos y de subastar a precio de saldo el patrimonio del Estado. Esta reforma supuso un ‘golpe de estado financiero’, primando el pago de los intereses frente a las obligaciones propias de un Estado social y de derecho.

En 1981, tras el golpe militar, la ciudadanía se manifestó masivamente en defensa de la libertad y la democracia. Hoy, 32 años después, llamamos a toda la ciudadanía, a todas las mareas, asambleas, organizaciones y colectivos a confluir en una jornada de movilización el próximo 23 de febrero.

Por la democracia, por la libertad y los derechos sociales.

No al golpe de estado financiero. No debemos, no pagamos.

Hay alternativas, hay soluciones:

 – Por la justicia social y ambiental.

– Por la transparencia y la democracia participativa.

– En defensa de unos servicios públicos y universales.

– Por una auditoría ciudadana de la deuda. Contra la deuda ilegítima.