Getafe, como otras grandes urbes del área metropolitana de Madrid, presenta altos niveles de contaminación atmosférica y acústica. Las zonas verdes y el arbolado urbano ayudan a luchar frente a estos problemas, pero para que puedan cumplir esta función deben tener una cobertura continua en calles y parques, un porte adaptado a cada espacio y una salud que los haga resilientes. Los árboles absorben buena parte de las emisiones contaminantes y de gases de efecto invernadero, por lo que son aliados en la lucha contra el cambio climático, la contaminación y la mitigación de impactos como la subida de las temperaturas. Los árboles son, por sí mismos y por el valor que aportan, un extraordinario patrimonio natural que hay que conservar y proteger.

La situación del arbolado de Getafe es muy precaria. Parques y zonas verdes carentes de vegetación, tala de árboles que no se reponen, alcorques vacíos, podas desmesuradas, etc. A esta mala situación le sobreviene la borrasca Filomena, provocando daños alarmantes en el arbolado urbano que cualquiera ha podido observar en parques, jardines y calles del municipio. Getafe ha perdido cientos de árboles, ante lo cual se hace necesario un diagnóstico barrio a barrio y un plan claro de recuperación, que aún no ha sido puesto en marcha por los servicios municipales de parques y jardines.

El Ayuntamiento es el responsable de hacer cumplir la Ley de Protección del Arbolado Urbano de la Comunidad de Madrid. La ley prohíbe la tala de cualquier especie arbórea de más de diez años de edad o veinte centímetros de diámetro de tronco y exige que se plante un ejemplar adulto de la misma especie por cada año de edad del árbol eliminado, cuando la tala sea necesaria por razones de seguridad. La ley también prohíbe la poda drástica, indiscriminada y extemporánea de todo árbol protegido por esta ley, dándose la circunstancia de que las podas están ocasionando la muerte de gran número de árboles en nuestro municipio.

En definitiva, “el mantenimiento y cuidado de nuestros parques y jardines es insuficiente, habiendo un gran déficit de zonas verdes de calidad”, sostienen los grupos vecinales y ecologistas.

“Esta situación, la falta de respuestas desde el Gobierno Municipal y la voluntad de cohesionar a la ciudadanía con los organismos gestores de nuestras zonas verdes, participando en la toma de decisiones”, ha llevado a diversas organizaciones de este tipo a constituir la Mesa del Árbol de Getafe.

Esta Mesa ha elaborado un documento de propuestas para mejorar la gestión, donde solicita un diagnóstico y un plan de actuación conocido por la ciudadanía, documento que también ha buscado el apoyo de la población a través de la plataforma Change.org.

Las siguientes entidades forman parte de la Mesa del Árbol de la localidad: Asociación para el Seguimiento de la Biodiversidad de Getafe (ASBioGetafe), Ecologistas en Acción de Getafe, Proyecto ALBA-Perales del Río, Asociación Getafe Central, Plántate, Asamblea Vecinal de Perales del Río, Federación de Asociaciones de Vecinos de Getafe, AAVV Aires Nuevos, AAVV Getafe Norte, Biolibere, ARBA (Asociación para la recuperación del bosque autóctono), Comisión 8M de Perales del Río y NATURACA.