Diversas agrupaciones sociales, entre las que se encuentran colectivos ecologistas, vecinales, AMPAs y asociaciones de ciclistas y viandantes tomarán la icónica calle de la capital para organizar talleres, exposiciones, paseos, conciertos, juegos infantiles y otros actos que permitan reivindicar una ciudad con menos humos, una urbe más humana y saludable, pensada para las personas y no para los coches.

En este marco, la FRAVM organizará en un espacio situado entre las estaciones de Metro de Callao y Gran Vía una actividad de Micro Abierto en el que cualquiera podrá intervenir para trasladar problemas y demandas relacionadas con el medio ambiente y la movilidad en nuestros barrios.

La Federación Vecinal anima a la ciudadanía madrileña a acudir el domingo a mediodía a la Gran Vía para cerrarla al tráfico y que de esta forma Madrid pueda respirar, latiendo con Madrid Central.

Madrid Central, zona de bajas emisiones establecida en el marco de la Ordenanza de Movilidad Sostenible (OMS) impulsada por el anterior Gobierno municipal, ha dejado de estar en vigor debido a la irresponsabilidad del Equipo de Gobierno actual, pese a ser una medida ampliamente respaldada, no solo a nivel ciudadano por los madrileños y madrileñas, sino también a nivel científico.

Si bien se ha intentado defender y mantener esta medida por la vía judicial, los esfuerzos realizados hasta ahora no han sido fructíferos. Siendo Madrid la ciudad europea con mayor mortalidad asociada a los óxidos de nitrógeno (expulsados por los tubos de escape de los coches), se hace improrrogable la reivindicación de una zona de bajas emisiones digna, motivo por el cual Respira Madrid (antes Plataforma en Defensa de Madrid Central) ha convocado este espacio de movilización con la participación de otros colectivos.

Así, este domingo la Gran Vía se convertirá en un espacio para las personas: sin humo, sin coches… y poniendo el foco sobre cómo Madrid Central ha representado un paso adelante hacia la mejora de nuestro modelo de movilidad, de la calidad del aire, de nuestra salud y de nuestros espacios públicos. De esta forma, se reclama el mantenimiento y ampliación de Madrid Central, frente a un gobierno municipal que hace gala de desmantelar una medida necesaria en términos de salud pública y ambiental.

Detrás de la iniciativa se encuentran  Ecologistas en Acción, Greenpeace, Madres por el Clima, Revuelta Escolar, Pedalibre, Feministas por el clima, Amigxs de la Tierra, Fridays For Future, Extinction Rebellion, A Pie, AUVMP, la FRAVM, ODS La Ingobernable, Hocicos y huellas…

Eliminando el tráfico de uno de los ejes principales de Madrid y abriéndolo a las personas se busca establecer Madrid Central como una medida fundamental que debe ser defendida de manera colectiva. Solo con la recuperación y ampliación de la misma se conseguirá hacer de Madrid una ciudad habitable, segura y saludable, en la que ni los humos ni los ruidos contaminen nuestras calles. Porque “Madrid quiere respirar”.