Las adhesiones proceden de dos campañas que, de manera simultánea, los colectivos de la plataforma desarrollan desde hace más de seis meses. La primera se identifica con una petición abierta en el portal Change.org por una vecina de Rivas-Vaciamadrid que a diario sufre las consecuencias sobre su salud de los malos humos de la incineradora y que a fecha 25 de junio de 2018 llevaba recogidos 9.534 apoyos digitales. A estos hay que sumar 5.252 firmas físicas que han sido entregadas esta mañana por los delegados de la Alianza. En total, casi 15.000 firmas dirigidas tanto al presidente regional como a la alcaldesa de la capital que proceden en su mayor parte de ciudadanas y ciudadanos de diferentes municipios Comunidad de Madrid.

Junto a estas, la Alianza ha registrado esta mañana 4.047 adhesiones físicas de la segunda campaña, una demanda abierta en el portal Decide Madrid que persigue la celebración de una consulta ciudadana vinculante sobre la permanencia de la incineradora. En ella solo pueden participar las personas empadronadas en la capital. A las adhesiones físicas registradas hay que sumar 5.565 apoyos conseguidos a través de la propia web de Decide Madrid. La Alianza tiene hasta el próximo 25 de octubre para conseguir los 27.064 apoyos que son necesarios para que el Consistorio celebre la citada consulta popular. Sin embargo, espera que el Ayuntamiento de Madrid, responsable del complejo de Valdemingómez, escuche el sentir de sus ciudadanos y ciudadanas y anuncie antes un calendario programado para el cierre de la instalación ubicada en Las Lomas,

“Las firmas que hoy hemos registrado muestran el sentir de nuestros vecinos y vecinas, que no es otro que el rechazo a un método de gestión de residuos obsoleto, poco eficiente y, sobre todo, peligroso para la salud y el medio ambiente. Ya es hora de cerrar esta y todas las incineradoras, como han dejado claro también los ayuntamientos de San Fernando de Henares, Rivas-Vaciamadrid y Getafe, estos dos últimos, muy afectados por las emisiones de la incineradora debido a su proximidad”, ha indicado a las puertas del Palacio de La Cibeles Jesús Pérez, miembro de Ecologistas en Acción y uno de los portavoces de la Alianza Incineradora Valdemingómez No. El pasado jueves, todos los grupos políticos del Ayuntamiento de San Fernando excepto el PP votaron a favor de una moción que solicita la clausura de la instalación y la realización de un estudio epidemiológico de las poblaciones afectadas por sus emisiones. Las mismas demandas que, en mociones similares, aprobaron el 31 de mayo el Consistorio de Rivas y el 16 de marzo el de Getafe.Entrega de firmas por el cierre de la incineradora de Valdemingómez 2

“No es de recibo que en pleno siglo XXI un ayuntamiento que además hace gala de sus políticas medioambientales mantenga una instalación cuyos humos contaminantes afectan a 713.000 personas, que son las que viven en un radio de 10 kilómetros a la planta” ha indicado otro portavoz de la Alianza, Javier Navascués, del colectivo Rivas Aire Limpio. Unos humos que “incrementan el riesgo de contraer diversos tipos de cáncer (de pleura, vesícula, estómago o páncreas) y enfermedades graves (como el linfoma no Hondgkin o malformaciones en recién nacidos). Hay que dejar atrás la incineración y avanzar hacia una auténtica estrategia de residuos cero”, ha reclamado finalmente Quique Villalobos, presidente de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), entidad que también forma parte de la red ciudadana.

La entrega de firmas de hoy coincide con la llegada a los buzones de 15.000 viviendas del Ensanche de Vallecas, las ubicadas en el código postal 28051, de un tríptico informativo sobre los efectos de las emisiones de la incineradora de Valdemingómez que ha publicado la Asociación Vecinal PAU del Ensanche de Vallecas, otro de los grupos que forman parte de la Alianza.

El pasado 3 de febrero, siguiendo el llamamiento de esta red conformada por colectivos vecinales, ecologistas, sindicatos, plataformas en defensa de la salud, AMPAs y otros grupos como Rivas Aire Limpio y la cooperativa de vivienda COVIBAR, miles de personas se manifestaron por el cierre de la instalación en Villa de Vallecas, uno de los distritos capitalinos más afectados por las emisiones de la planta y lugar donde se ubica el citado ensanche vallecano.