San Fermín (30.000 habitantes) es, en palabras de los portavoces de la Asociación de Vecinos del Barrio de San Fermín, “un barrio isla que, debido a su ubicación geográfica, tiene barreras naturales difíciles de salvar por la población en general para acceder a los servicios básicos”. Es, al menos, lo que padecen los centenares de vecinas y vecinos que quieren estudiar o, simplemente, tomar prestado un libro: la biblioteca más cercana está situada en la calle Rafaela Ibarra ¡a 45 minutos en autobús! La asociación vecinal considera urgente la necesidad de construir una biblioteca pública en el barrio, “un recurso imprescindible para el crecimiento cultural de la población no sólo de San Fermín, sino de barrios de los distritos de Usera y Villaverde situados en el margen derecho del Manzanares, como El Espinillo y Oroquieta”. A tal fin, han dirigido múltiples peticiones a los responsables del Gobierno local y regional sin que, hasta el momento, hayan obtenido respuesta alguna. La Asociación no se ha limitado a esperar con los brazos cruzados: en 1994 puso en marcha un espacio de estudio y préstamo de libros atendido de forma voluntaria por vecinos y vecinas del barrio. La “biblioteca vecinal” cuenta con 532 personas registradas y da servicio, entre otros, al alumnado de la Escuela Infantil San Fermín, del Colegio Público República de Brasil y de varios institutos cercanos. Además del préstamo de libros y la disposición de una sala de consulta y estudio, la Asociación organiza actividades de animación a la lectura y de desarrollo de hábitos lectores, clases de castellano para extranjeros y una “Bebeteca” en la que madres y padres aprenden la estimulación a la lectura con sus propios hijos.Víctor Renes, de la entidad vecinal, señala que ”creemos en lo que significa la cultura en el desarrollo de la personalidad de los individuos y de la convivencia democrática. Por eso seguimos insistiendo en que es urgente dotar de este equipamiento a nuestro barrio y exigiendo a las administraciones públicas que den respuesta a una necesidad de la que, hasta el momento, sólo se han ocupado los propios vecinos”. La asociación pide al Ayuntamiento de Madrid que construya una biblioteca municipal, con apoyo de la asociación del barrio de El Espinillo y denuncia que, hasta el momento, el equipo de Gobierno municipal se ha limitado a comprometer la cesión de la parcela, “pasando la pelota de la biblioteca a la Comunidad anunciando luego que el equipamiento está concedido y comprometido”. Los miembros de la asociación insisten en que “todo el mundo conoce que de las bibliotecas en los barrios se ocupa el Ayuntamiento. Ahí están las programadas en los “nuevos” desarrollos urbanísticos. Por eso seguimos pidiendo al Ayuntamiento un compromiso sobre la totalidad del proyecto: presupuesto, construcción y dotación”.

Con ese objetivo, las vecinas y vecinos del barrio están convocados a secundar una concentración de apoyo a la petición que representantes de la asociación transmitirán al pleno: “Que esta Junta Municipal de Usera adopte las medidas necesarias hasta que se haga efectivo el derecho de los vecinos de San Fermín a la construcción y dotación del equipamiento de Biblioteca Municipal”.

La asociación anuncia, asimismo, que el día 26 de abril, después de celebrar un año más el día del libro en la calle, entregarán en mano al alcalde de Madrid el “libro de firmas” de los vecinos del barrio exigiendo la biblioteca municipal en San Fermín porque “para poder crecer necesitamos leer”.