Más de un centenar de representantes de las organizaciones convocantes -Movimiento Asociativo Gitano Madrileño, Fundación Secretariado Gitano, la Federación Rom, Expresión Gitana, Asociación de Mujeres Gitanas “Alboreá”, Asociación de Mujeres Gitanas “Romí Sersení”, Federación de Asociaciones Gitanas “Calí”, Federación Círculo Romaní y Presencia Gitana- y de las que han querido poner hoy de manifiesto su apoyo a la comunidad gitana -la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), el Consejo Estatal del Pueblo Gitano, la Unión Romaní, European Romany and Traveller’s Forum, el PSM y el Movimiento contra la Intolerancia- se han concentrado esta mañana frente a la sede de la Embajada de Italia en España portando una pancarta que recogía el mensaje que las organizaciones ciudadanas han querido transmitir a los responsables políticos del Ejecutivo de Silvio Berlusconi: ‘No al terrorismo racista’. Los asistentes, además, portaban decenas de pequeños carteles con lemas que han sido repetidamente coreados: ‘Convivencia, ni racismo y violencia’, ‘Callar es complicidad’, ‘Marginar para explotar’ y ‘Respeto a la diversidad’, entre otros.

En el comunicado que los portavoces han leído, las organizaciones convocantes han condenado la ‘degradante situación que están padeciendo los gitanos rumanos en Italia’ y han solicitado a las autoridades europeas que adopten ‘medidas que calmen la situación política en Italia’ y que ‘no permitan que la semilla del racismo y la xenofobia se apodere del ideario de la población y vuelvan a escena actitudes y hechos que tanto deploramos, como los que han ocurrido hace unos días en Ponticelli’. ‘Los gitanos -han añadido- ya hemos perdido muchas veces en este brutal y desolador juego de la discriminación y la desigualdad. Es hora de que la Política Europea a favor de la Comunidad Gitana sea ya una realidad y sea asumida por todos los estados miembros de la Unión Europea y del Consejo de Europa’. Precisamente el pasado 27 de mayo, el Parlamento Europeo instó a la Comisión Europea a dictar una directiva que combata toda forma de discriminación.

La federación vecinal madrileña ha querido expresar su solidaridad con los gitanos en su combate contra la discriminación (un colectivo con el que lleva muchos años trabajando) con la presencia de su presidente, Nacho Murgui que ha recordado que ‘el movimiento vecinal siempre ha estado presente en la lucha contra el racismo, la xenofobia y por la convivencia pacífica en los barrios y pueblos de la Comunidad de Madrid’.