Dos meses después de su marcha, Juan Luis Camarero será homenajeado en el barrio en el que combatió media vida, San Isidro, en Carabanchel Bajo. De él conocía cada calle, cada plaza, cada rincón, y con sus asociaciones vecinales se dejó la piel por mejorar la vida de sus gentes. Con la AV Pradera Tercio Terol, primero; con la AV Camino Alto de San Isidro, después. Dos entidades que, junto al resto de colectivos que componen la Coordinadora de Asociaciones de Carabanchel, han promovido el acto de este viernes, al que asistirá también parte de la directiva de la FRAVM y la concejala del distrito, Esther Gómez. Tampoco faltarán compañeros de militancia política de Juan Luis, del PCE e IU. Ni, por supuesto, su familia y amigos, y en primer lugar su compañera de vida y activismo, Elena Sigüenza, de la misma agrupación y de la Asociación Vecinal Parque de Comillas.

El pasado 9 de agosto, aquejado por un tumor que había sido descubierto apenas cuatro meses antes, Juan Luis Camarero Ladrón de Guevara nos dejó a sus 65 años, llevándose consigo una energía y un tesón difíciles de olvidar. En la FRAVM muchos recuerdan una de sus últimas apariciones públicas: a pesar de la debilidad causada por el avance de su enfermedad el pasado 29 de mayo lo vimos de pie, en primera línea, al término de la II Marcha para reclamar equipamientos educativos públicos. Decidió emplear uno de los pocos días en los que el cáncer le daba una tregua para salir con los suyos a pelear por el bienestar de los vecinos y vecinas. Como había hecho toda su vida.

Juan Luis nació, vivió y murió en su amado Carabanchel. Por sus habitantes se dejó la vida, protagonizando mil batallas para mejorar sus condiciones de vida. Por mejorar sus escuelas y centros sanitarios, por recuperar para el vecindario la Finca de Vista Alegre, por el Parque de San Isidro, por la dignidad de barrios tan castigados como Alto de San Isidro…Precisamente en la asociación vecinal de este lugar pasó sus últimos años, tras recuperarla, echando horas y horas y horas en la defensa de sus gentes. 

Maestro de formación y licenciado en Geografía e Historia, Juan Luis comenzó su militancia política en el PCE (m-l), para luego pasar al PCE y a IU. Tras las últimas elecciones municipales fue concejal por esa coalición en la localidad de la sierra madrileña de Garganta de los Montes. Juan Luis vivía intensamente la política; la política y el activismo eran su vida. Por eso, la última crisis de su formación en la Comunidad de Madrid le sumió en un profundo desasosiego. En el ámbito sindical, fue miembro activo de la UGT primero, y de CC.OO. después.

Experto en educación y en migraciones e interculturalidad, Juan Luis trabajó varios años como mediador comunitario de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid en barrios desfavorecidos de Fuencarral, Tetuán y Centro. Profesor de alfabetización de adultos, a través de las asociaciones vecinales de Carabanchel Bajo organizó y promovió todo tipo de jornadas, actividades culturales y deportivas y programas de intervención y formación para niños y jóvenes.