Lamentablemente, a pesar de las enormes necesidades existentes, esto no es la primera que sucede. En 2020, en plena pandemia y con una importante crisis económica y social, el Consistorio dejó de gastar 48.027.608 euros. “Parece una tónica generalizada, por el actual alcalde, vender humo con los presupuestos para luego no hacer nada. Lo mismo ocurrió en el 2019 con 12.341.146,06 € sin gastar, en el 2018 con 8.035.750,28 € y en el 2017 con 8.114.902,25 € sin gastar. En total desde que está este alcalde se han dejado de gastar 135.998.024,24 €”, sostiene la federación.

“La ciudadanía paga sus impuestos para tener unos servicios municipales públicos adecuados, para tener políticas sociales, fomentar la cultura, la educación, la actividad deportiva y saludable, para ayudar a los más desfavorecidos…En los presupuestos se recogen programas sociales, acciones de gobierno para mejorar la calidad de vida de la ciudadanía e inversiones en los barrios y en la ciudad que luego no se cumplen. En muchas de las ocasiones por incompetencia, desidia y falta de interés por lo que le sucede a la ciudadanía y por corregir déficit en los barrios”, asegura la entidad.

“Es vergonzoso ver, -continúa en su comunicado- cómo se dejan sin gastar las partidas en educación, en cultura, en servicios sociales, en seguridad ciudadana, en deportes…No más engaños”, reclama, antes de exigir “acabar con esta dinámica” y “garantizar que lo recogido en los presupuestos municipales en materia de políticas sociales e inversiones se realice. Pagamos y por lo tanto queremos ver que se cumpla”, concluye la organización vecinal.