La media autonómica se sitúa en los 14 días de retraso, cuando hace tres meses era de 36 días, mientras la media en España era de 37 días y hoy es de 18 días. No cabe duda de que el tiempo de demora se ha reducido, tal y como confirmó ayer el director general de la Policía, Germán López Iglesias, en un encuentro que mantuvo con una delegación de la Confederación Estatal de Asociaciones Vecinales (CEAV) en el Ministerio del Interior. Pero aún así, estamos lejos de tener unos niveles óptimos, y aún quedan comisarías como las de Alcañiz o Chiclana de la Frontera (63 días), Miranda de Ebro (59 días), la citada de Majadahonda o provincias como Salamanca (53 días), Cádiz o Navarra (40 días) que mantienen unos retrasos inconcebibles.

En la reunión, en la que participaron el presidente de la CEAV, Juan Antonio Caballero, su portavoz, José María Collados, y la vicepresidenta de la FRAVM, María del Carmen Lostal, tras reconocer el problema, el director general de la Policía se comprometió a reducir los tiempos de espera en los próximos meses, tanto en general como, sobre todo, en los “puntos negros”, en los que activará planes de choque específicos. López trasmitió a los representantes vecinales que se están tomando la cuestión muy en serio, como muestra la reducción del tiempo de espera que se ha producido en el último trimestre.

La CEAV, que en agostó alertó de los retrasos en la tramitación del DNI, realizará un seguimiento de las medidas correctoras que el Ministerio del Interior tiene previsto poner en marcha con objeto de comprobar su eficacia. La FRAVM es una de las entidades que conforman la confederación vecinal.