La lucha vecinal da nuevos frutos. Después de años de reivindicación, hoy ha entrado en vigor la Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) de Trafalgar-Ríos Rosas, un área que afecta a un tercio del distrito de Chamberí y que se suma a la ya existente ZPAE de Gaztambide. A pesar de que sus normas no se ajustan a lo deseado por la entidad, la Asociación Vecinal El Organillo celebra este importante avance para la calidad de vida de la población residente. No en vano, se trata de una medida que el colectivo comenzó a reclamar hace seis largos años, pero que se había vuelto un imponderable en los últimos tiempos, una vez que lugares como Olavide o Ponzano se convirtieron en las zonas saturadas de locales de hostelería y terrazas que son hoy.

Estos dos lugares, que se encuentran dentro de la nueva ZPAE junto a otras calles muy afectadas como Bravo Murillo, Luchana o Santa Engracia, son las áreas en las que las molestias por el ruido de estos negocios son mayores, según datos del Ayuntamiento de Madrid. Desde hoy, gracias al nuevo mapa municipal, no se podrán abrir en ellas nuevos bares o discotecas ni realizar ampliaciones en los existentes. El Consistorio no concederá nuevas licencias y aquellos negocios que en estos momentos carezcan de una licencia de hostelería no podrán ejercer este tipo de actividad. “Estamos muy contentos con la puesta en marcha de la ZPAE, aunque somos conscientes de que llega tarde, cuando los bares ya han invadido algunas partes enteras del distrito como Ponzano, la calle donde vivo, donde existe un auténtico monocultivo de locales de hostelería”, afirma Pilar Rodríguez, portavoz de la Asociación Vecinal El Organillo.

Una de las medidas de la nueva ZPAE más celebradas por la entidad es la prohibición de implantar terrazas en bandas de aparcamiento, así como la obligación, para todos los hosteleros, de mantener las puertas y ventanas de los locales cerradas para reducir los ruidos hacia la calle. Desde el mes de octubre de 2020, la vecindad de Chamberí, con El Organillo a la cabeza, ha protagonizado numerosas protestas contra el descontrol de las terrazas de hostelería, que, recordemos, se expandieron como una auténtica plaga en el distrito tras la flexibilización de sus condiciones de instalación en el primer año de la pandemia de la Covid-19.

Horarios demasiado permisivos

Sin embargo, a tenor del colectivo vecinal, otras normas de la ZPAE como las restricciones horarias son demasiado permisivas. En la llamada zona roja de la ZPAE (que incluye Olavide, Ponzano, Bravo Murillo, Luchana y Santa Engracia), los locales están obligados a dejar de servir a los clientes en las terrazas a las 23:30 de domingo a miércoles y a 1:00 los viernes y sábados durante el periodo estacional (desde el 16 de marzo hasta el 31 de octubre). La asociación vecinal, en la misma línea que la FRAVM, siempre ha defendido el cierre de las terrazas a las 23:00 en todos los casos y periodos de tiempo. “Lamentablemente, la presión de Vox hizo que se rompiese el consenso que se había logrado respecto a los horarios y el PP acabó votando unos horarios menos restrictivos que los que había propuesto el propio Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento”, indica Rodríguez.

La nueva ZPAE de Trafalgar-Ríos Rosas abarca 153,45 hectáreas, casi un tercio del distrito, y afecta a los barrios administrativos de Ríos Rosas, Trafalgar, Almagro, Arapiles y Vallehermoso. Unas 61.000 personas podrán beneficiarse desde hoy de sus medidas.

“Tras la entrada en vigor de la ZPAE, estaremos muy atentos a que se aplique correctamente. Hay que seguir trabajando para que en la ciudad se pueda conciliar la actividad comercial con la residencial. Los derechos de las personas residentes tienen que estar por encima de cualquier negocio. Es un derecho fundamental el poder vivir en nuestra casa de manera digna, sin sufrir daños como la contaminación acústica, y vamos a seguir peleando por ello, exigiendo que se cumplan las normas y las leyes vigentes”, concluye la representante vecinal.

Mapa de la nueva ZPAE de Trafalgar-Ríos Rosas