Después de muchos años sin la existencia de un espacio de coordinación de ámbito supraregional, las mujeres del movimiento vecinal lanzaron ayer una red que tiene el objetivo de extender la lucha por la igualdad a todas las asociaciones y en todos los territorios del Estado. En el acto de constitución participaron Mari Carmen Lostal, Silvia González y Carina Hernández en representación de la FRAVM. Lo hicieron junto a responsables de agrupaciones de Aragón, Cataluña, Asturias, País Valenciano, Castilla La Mancha, Castilla León, Andalucía y Galicia y en el marco de un evento organizado por la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza. Detrás de la convocatoria se encontraban las mujeres de la Confederación Estatal de Asociaciones Vecinales (CEAV), que agrupa a once confederaciones autonómicas, más de cien federaciones locales y más de 3.000 asociaciones vecinales.

Precisamente su presidente, el valenciano Juan Antonio Caballero, fue una de las personas encargadas de abrir este primer encuentro de mujeres, junto al presidente de la Confederación de Asociaciones Vecinales de Aragón, José Polo, la responsable del Área Mujer de la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza, Carmen Turégano y la concejala de Educación e Inclusión del Ayuntamiento de Zaragoza, Arantza Gracia.

“El encuentro fue muy positivo. Todas teníamos claro que, independientemente de cómo se estructure, algo que se decidirá próximamente, era necesario crear una red en la que compartir experiencias, apoyarnos de nuestras convocatorias y dar a conocer lo que estamos haciendo en cada territorio en materia de igualdad, y esa red ya ha visto la luz”, afirmó a su término Silvia González.

Más allá de la puesta en marcha de la red, las mujeres vecinales acordaron impulsar acciones formativas en igualdad para hombres y mujeres de las asociaciones vecinales, cambiar la denominación “asociaciones de vecinos” por “asociaciones vecinales” en aquellas entidades que aún no lo hayan hecho y “modificar los estatutos de las asociaciones, federaciones y confederaciones para que la igualdad de género esté entre los fines de las entidades”.

Además, se comprometieron a trabajar por un “uso no sexista de la comunicación tanto en el lenguaje como en las imágenes” y en la puesta en marcha de “planes de igualdad en las federaciones, confederaciones y asociaciones vecinales”.

Resulta esencial en estas organizaciones “potenciar el relevo generacional” e “instaurar la perspectiva feminista” en todas sus áreas de trabajo, además de combatir, en todos los frentes, los micromachismos de la vida cotidiana.

El I Encuentro de Mujeres Vecinales concluyó con un apoyo explícito a la convocatoria de huelga feminista del próximo 8 de Marzo, una jornada que la neonata red impulsará en todos los territorios en los que esté presente.