La A.V Virgen del Cortijo (Hortaleza) celebró ayer una asamblea extraordinaria que contó con la asistencia de más de 250 vecinos, convocados para buscar soluciones a los problemas de comunicación del barrio, así como a la contaminación acústica y atmosférica generada por dos hormigoneras que desde hace años operan en el barrio.

La asociación denuncia el aislamiento que sufren los vecinos del barrio debido a las obras del tren ligero ligero que unirá la Plaza de Castilla con Sanchinarro, que contará con una parada en la avenida de Manoteras. El cierre de la salida del barrio a la carretera de Burgos y las dificultades de acceso a la M-40 en dirección a Colmenar y la Coruña –tardan 30-40 minutos en un trayecto que antes efectuaban en escasos minutos- convierten en una pesadilla la movilidad en el barrio, que cuenta únicamente con una entrada y salida.

Los problemas de circulación se agravan más aún por el funcionamiento de dos hormigoneras, que operan desde hace años en Virgen del Cortijo. En este sentido, los vecinos acordaron ayer instar al Ayuntamiento a que tramite con carácter de urgencia las gestiones necesarias para ejecutar un acuerdo suscrito hace dos años con una de ellas, la ubicada en la avenida de Manoteras, para trasladarla al distrito de Fuencarral, a una parcela ubicada en las cercanías de la sede de Tele 5. Se aprobó, asimismo, solicitar un permiso de manifestación para principios del mes de noviembre al objeto de llamar la atención sobre los problemas denunciados.