En los últimos meses, el Ayuntamiento de Madrid ha legalizado 17 huertos urbanos. Se trata de un proceso de regularización pionero en España, un objetivo por el que han luchado durante años los huertos comunitarios madrileños. Pero hay una cuestión todavía por resolver: el pago del agua del riego, que por el momento corre a cuenta de las asociaciones que los gestionan.

“Algo tenía que fallar para que no se nos oxidara el instinto reivindicativo”, apunta con humor la Red de Huertos Comunitarios de Madrid. Consideran injusta la medida porque “los huertos son una parte más de las zonas verdes madrileñas, son proyectos abiertos y de participación gratuita” y, por tanto, el agua del riego se deberían pagar con dinero público. Es más, añade, “el agua de las zonas verdes ya la pagamos con nuestros impuestos: de esta manera la pagamos dos veces” .

Los colectivos que gestionan los huertos, recuerdan, “son asociaciones sin medios que van a tener que hacer encaje de bolillos para conseguir pagar ese agua.

Pero no se dan por vencidos: por eso, el sábado 9 de mayo decenas de hortelanos “rodearon” el Palacio de Cibeles para recordarle al Ayuntamiento que “queremos seguir hablando de este tema”.

Relata la crónica de la Red de Huertos que “allí estaban bataneros, corniseros, cebadenses, sabiosbrutos, tabladenses, adelfeños, villaverdeños, lucerenses, cantosderrana, tabacaleros… formando una piña y reivindicando una solución al agua de riego de los huertos”.

Así que… continuará.