En la mañana del martes 13 se registró un nuevo accidente en el habitual punto negro de la M-301 a su paso por el barrio de Butarque que tuvo lugar como resultado dos personas heridas. La historia se repite, una vez más, porque el accidente tuvo lugar en el mismo tramo donde en los últimos años han fallecido ya siete personas y más de una docena han resultado heridas.

La Asociación Vecinal Independiente de Butarque (AVIB) lleva nada menos que quince años denunciando esta situación y exigiendo a las administraciones una solución.

La Avenida de los Rosales es una vía urbana, pero solo hasta el bypass con la A4, donde se convierte en la carretera regional M-301 cuya competencia es de la Comunidad de Madrid. Este tramo tiene dos carriles por sentido, donde los vehículos circulan a gran velocidad, con una incorporación a la A4 muy peligrosa, como lo demuestra el número de accidentes ocurrido.

La historia se repite. La vecindad pide instalar una rotonda para hacer el tramo más seguro

Las vecinas y vecinos del barrio llevan años solicitando la conversión de ese tramo en vía urbana para poder modificar el acceso al bypass y poder instalar una rotonda que permita mejorar el acceso al barrio de Butarque y convierta la vía en más segura, pero las dos administraciones implicadas, el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, no logran un acuerdo.

La última información oficial que tenemos es que el pasado 3 de mayo la Subdirección General de Planificación, Proyectos y Construcción de la Dirección General de Carreteras de la Comunidad de Madrid envió un ofrecimiento de cesión al director general de Espacio Público del Ayuntamiento de Madrid que nunca fue contestado.

Precisamente en la mañana de ayer, pocas horas antes del accidente, la Asociación Vecinal Independiente de Butarque solicitó por enésima vez al Área de Obras y Equipamientos del Ayuntamiento y a la Dirección General de Carreteras de la Comunidad de Madrid una reunión entre las tres partes implicadas para dar una solución al problema, aunque, como siempre, no espera obtener contestación, pues ya le ha sucedido en repetidas ocasiones.

“No sabemos cuántos accidentes más se tienen que producir para que se ponga una solución. Los vecinos y vecinas nos sentimos impotentes ante el desprecio institucional que sufrimos. Deseamos una pronta recuperación de las personas heridas y esperamos que se pongan medidas inmediatas para tratar de evitar nuevos accidentes en el futuro”, indica AVIB.