Tal y como indican en un comunicado, Corazón Verde Chamberí y Parque Sí llevan años denunciando y señalando “la escasez de parques, jardines y espacios libres en general, tan necesarios para el uso libre del vecindario de Chamberí”, el distrito con menos zonas verdes de Madrid. Chamberí es también un distrito gravemente perjudicado por el “desproporcionado tráfico de paso que atraviesa el centro de Madrid por nuestras calles. Tanto por las calles interiores, que pierden así su tradicional carácter residencial, como por las vías principales convertidas en auténticas autopistas urbanas”. Por ello, las dos entidades han reclamado tradicionalmente medidas “para hacer de las vías de nuestros barrios unas calles tranquilas y amables. Es necesario mejorar la seguridad vial, reducir el tráfico de paso y las emisiones contaminantes y el ruido que llevan aparejado, fomentar la movilidad peatonal y en bicicleta en condiciones de igualdad y seguridad para todas las personas, especialmente para los colectivos más vulnerables como la infancia y las personas mayores”, sostienen.

En esta línea, las dos entidades recuerdan que junto a la Plataforma por la Educación Pública de Chamberí y otros colectivos y personas, han realizado propuestas en los Presupuestos Participativos del Ayuntamiento como la realización de caminos seguros al colegio, mejora de los entornos de colegios, transformación de calles o creación de itinerarios ciclistas locales.

Por todo ello, Corazón Verde y Parque sí dejan claro en su nota su “apoyo a las actuaciones que viene realizando el Ayuntamiento en los últimos meses, y que suponen un avance para solventar estas necesidades. Después de muchos años sin que Chamberí se beneficiara de mejoras significativas, llegan ahora por fin los carriles bici, ampliaciones y mejoras de aceras y cruces de calles, medidas para rebajar la velocidad y el número de coches en nuestras calles… Si bien, en un análisis independizado y pormenorizado de cada una de las medidas no todos los aspectos de cada una de ellas podría ser valorado igual de favorablemente, queremos ahora señalar nuestra satisfacción por la llegada de estos importantes avances de manera global”, afirman.

De igual modo, “apoyamos expresamente la actuación piloto que se está implantando en la calle Galileo, con la intención de poner en prueba las medidas del proyecto Chamberí Zona 30, destinadas justamente a mejorar el espacio público y avanzar hacia una forma de movilidad más amable en nuestras calles. Una intervención que, precisamente, propone un nuevo espacio libre para Chamberí, permitiendo que, por fin, sean las personas y la vegetación las que ganen terreno a los coches y no al revés, suprimiendo el tráfico y el aparcamiento en un pequeño tramo de calle para ampliar el espacio público junto a un parque existente”, aseguran.

Entendemos esta actuación -continúan- como una prueba, en la que se traslada al vecindario y personas usuarias la posibilidad de participar y opinar a través de la experiencia real de uso del espacio, de forma que esas opiniones puedan reflejarse en la manera en la que dicho espacio habrá de materializarse en el futuro. De igual manera, deberá servir para comprobar la eficacia de la medida en términos de movilidad, así como los ajustes y modificaciones que puedan ser necesarias para que sea realmente operativa, en los términos definidos por el planteamiento global de las intervenciones de Chamberí Zona 30. En este sentido, no podemos desear sino el éxito de esta propuesta que, claramente, plantea una mejora de las condiciones urbanas de nuestros barrios, porque deseamos que sean más vivibles, más saludables, más amables, más seguros y más justos y equilibrados, al tiempo en que seguiremos insistiendo y reclamando la necesidad de nuevas y más profundas mejoras en el espacio público y la movilidad de Chamberí y un avance mayor y más profundo para lograr una colaboración vecinal y participación ciudadana más real y efectiva”, concluyen los grupos Corazón Verde y Parque Sí.