En la tarde de ayer un centenar de presidentes de comunidades del barrio de la Casa de Campo, distrito de Moncloa, convocados por la Asociación de Vecinos de la Colonia de Manzanares, debatieron en el Colegio Público Estados Unidos sus demandas en relación con la futura remodelación de la M-30. La primera de las quejas fue la absoluta falta de información sobre los estudios y proyectos previos que se están desarrollando y, al respecto, reiteraron la urgente necesidad de ser informados por el Ayuntamiento. En el plazo de una semana las comunidades de propietarios pasarán por escrito sus sugerencias a la Asociación de Vecinos para que ésta las traslade a la Concejalía de Urbanismo. El propósito de estas sugerencias sería: Que la remodelación de la M-30 en el barrio de la Casa de Campo recoja la reivindicación básica de resolver los accesos al barrio y el punto negro que constituye la calle Santa Fe. Que se soterre la M-30 a fin de desviar el tráfico de alta velocidad que en la actualidad está generando múltiples accidentes.Que la reforma de la M-30 resuelva los graves problemas de contaminación acústica y atmosférica que padece el barrio y, en particular, la Colonia Manzanares y sirva para recuperar las aceras. Que se mantenga una barrera física entre el barrio y la Casa de Campo. Otro de los objetivos de la asamblea fue extender la amplia Comisión de la M-30 de la Colonia de Manzanares a todo el barrio municipal de la Casa de Campo, de modo que los vecinos se mantengan alerta ante el proceso de remodelación. A la asamblea asistió un representante de la FRAVM, a la que pertenece la Asociación de Vecinos y que cuenta con su propia Comisión de la M-30 conformada por una treintena de entidades vecinales que, en este momento, está haciendo llegar a la Concejalía de Urbanismo las propuestas de las entidades vecinales a este respecto.