La delegada del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad, Ana Botella, presentó ayer las conclusiones del tercer informe sobre el estado de la movilidad en Madrid correspondiente a 2010, un documento con el que se pretende evaluar el grado de cumplimiento de los objetivos planteados para el sistema de movilidad de la ciudad de Madrid.

El informe constata que el pasado año hubo una ligera caida en el uso, por parte de los madrileños, del transporte público. El descenso es más acusado en los desplazamientos que se produjeron fuera de la almendra central de la capital –del 60% al 48%–, un fenómeno que los autores del informe atribuyen al retraimiento de la movilidad laboral provocada por la crisis económica. En las relaciones de movilidad interiores y radiales a la almendra central, por el contrario, el uso del transporte público se incrementó en este último ejercicio del 74% al 76%, y del 67% al 73%, respectivamente.

En el periodo 2009-2010, los viajes en vehículo privado experimentaron dos movimientos contrapuestos: aumentaron un 3% en el interior de la M-30 y descendieron un 2% en el exterior de la vía de circunvalación. El cómputo general apunta, por tanto, a un incremento del uso del vehículo privado del 1%, un ascenso que se deja sentir consecuentemente en el número de aparcamientos irregulares, que crece del 18% al 25% en la almendra central.

En contraste con los referidos indicadores, el informe hace valer los datos que dan cuenta de las medidas puestas en marcha por el Ayuntamiento de la capital para fomentar los medios de transporte menos contaminantes: en 2010 la superficie peatonal creció un 14% en el centro de la ciudad gracias a las peatonalizaciones de las plazas de Callao, Santa Bárbara y Puerta del Sol y la oferta de carril bici segregado pasó de 223 a 263 kilómetros en aplicación del Plan Director de Movilidad Ciclista. Por último, la oferta de aparcamiento de motos, una insistente reivindicación de los motoristas de la capital, creció en el mismo periodo un 21%.

Especialmente positivos son los datos que se desprenden del análisis de la evolución de la seguridad vial : en 2010 el número de fallecidos por accidentes viales cayó un 23% con respecto al año anterior y el número de víctimas mortales de accidentes se redujo en un 26%, dos tendencias que el informe relaciona con el incremento de loscontroles de velocidad  y alcoholemia.

El balance de la evolución de la contaminación atmosférica, en cambio, es menos halagüeño: en 17 de las 22 estaciones de medición de la polución que actualmente hay en Madrid la media anual superó el valor límite establecido en 40 microgramos (?g/m3) de dióxido de nitrógeno (NO2), motivo por el cual el Ayuntamiento se compromete a reforzar las actuaciones previstas en el Plan de Calidad del aire 2011-2015.  

Para descargar el contenido completo del informe, pincha aquí.

Foto: Claudio Olivares